Publicado en | Devocional PC

19 de Abril – Tropenzando

Publicado el 19 Abril 2017 | Imprimir Imprimir



“Asimismo David y los jefes del ejército apartaron para el ministerio a los hijos de Asaf, de Hemán, de Jedutún, para que profetizaran con arpas, salterios y címbalos; y el número de ellos, hombres idóneos para la obra de su ministerio…” 1 Crónicas 25:1 (NVI)

Tropenzando

Hoy en día la lucha laboral cada vez es más feroz. Se requiere empleados más profesionales, con mayor capacidad, mayor experiencia y mayores conocimientos específicos. Y como la oferta de trabajo es tan escasa, el empleador tiene para elegir entre muchos posibles candidatos. La vida secular se caracteriza por la elección de los más aptos. Solamente los mejores llegan a la meta. Pero a veces cometemos el error de no usar el mismo parámetro para la obra de Dios.

David y sus oficiales nos dejan un ejemplo magnífico de cómo actuar. Ellos apartaron para el ministerio de la música a los hijos de Asaf. Consideraron su conocimiento y no la suerte para decidir, dejando a esta última para repartir los turnos para el servicio. Seleccionaron a los más capaces. No importó las preferencias o las amistades, aunque tenían varios amigos que querían ese puesto. No hubo acomodo ni parcialidades.

Solo los que eran aptos fueron designados para esta tarea. Me imagino que aquellos que decidieron tenían amigos y conocidos que deseaban esos puestos. Sin embargo, hicieron lo correcto.

Hoy la iglesia de Cristo necesita siervos preparados, aptos, capaces y esforzados que sepan ocupar su lugar. No es el título lo que capacita a una persona, sino su preparación. Si alguien desafina como un sapo, no puede pretender ser director de canto. Si alguno no conoce la Escritura, no puede pretender ser maestro.

Dios necesita siervos aptos en su obra y para serlo, hay que pagar un precio. Es el costo del sacrificio, la preparación, el renunciamiento, el esfuerzo, la capacitación, la constancia y la dedicación.

Cuán importante es que exista un cuerpo de Pastores idóneo y de excelente testimonio para seleccionar a los obreros de la iglesia, y que con sabiduría sepan delegar funciones vitales. Que no improvisen ni escojan a dedo o al azar a cualquiera, sino a gente idónea para enseñar, predicar y servir al Señor y a los hermanos.

¿Estás en condiciones de ser elegido?

REFLEXIÓN – El lugar es solo para el capaz.





Este post fue escrito por:

- quien ha escrito 1970 posts en Música Cristiana Gratis.


Contact the author




Comments are closed.