Publicado en | Devocional PC

3 de Marzo – Presión

Publicado el 03 Marzo 2017 | Imprimir Imprimir



“Estábamos tan agobiados bajo tanta presión, que hasta perdimos la esperanza de salir con vida: nos sentíamos como sentenciados a muerte. Pero eso sucedió para que no confiáramos en nosotros mismos sino en Dios, que resucita a los muertos.” 2 Corintios 1:8-9 (NVI)

Presión

En estos días estamos pasando por algunas dificultades. Tal vez si fuera un solo frente de problema se podría enfrentar en forma más convencional. Pero cuando los problemas vienen todos juntos y la solución no depende de vos, ni de tus habilidades, ni de tu capacidad, ni de tus influencias, ni de tu dinero, ni de tu poder, la crisis no se hace esperar.

Las dificultades crecen y parece que no hay solución, que el cielo está hecho de hierro y que nuestros pedidos al Trono de la Gracia entran en un limbo de irresolución divina. Y nos ponen en la lista de espera del cielo, en el cajón de los archivos olvidados, en la última carpeta de la pila y Dios no responde.

Pablo, quien está llevando adelante la remodelación de mi casa, me pasó este texto y me resultó impactante leerlo. Creo que leí esta carta durante veinte años pero nunca había impactado tanto el versículo en mi vida como cuando lo recibí por mensajito. Lo compartí con Miri y ambos nos conmovimos. El que escribe no es un mediocre, ni un pecador, ni uno del montón. No es uno que está en el fondo de la iglesia mirando el reloj durante el mensaje porque se quiere ir.

Es el autor de medio Nuevo Testamento. Es el hombre que fundó cientos de iglesias en Asia Menor. Un titán del evangelio, un paladín de las misiones. Un hombre lleno del Espíritu de Dios, un llamado a la victoria y a la gloria. Este hombre, Pablo, le escribe a una iglesia lo que estaba padeciendo.

Es glorioso saber que Dios no oculta nada. Uno intenta ocultar sus errores y disimularlos. Dios no. Y nos presenta al mismísimo apóstol Pablo agobiado y derrotado por tanta presión. Los problemas llegaron todos juntos, sin piedad ni esperanza. Y el hombre que fue sostén de cientos de cristianos, se siente una piltrafa y sin esperanza.

¿Cómo salió de su pozo depresivo? Se acordó que Dios nos pone en el problema para que renovemos nuestra confianza en Él. No lo dice uno que estaba de vacaciones en Cancún. Lo dijo uno que estaba agobiado por la presión, pero que salió y venció.

REFLEXIÓN – Podés angustiarte o confiar. Vos elegís.




Este post fue escrito por:

- quien ha escrito 1917 posts en Música Cristiana Gratis.


Contact the author




Comments are closed.