Tag Archive | "devocional de animo"

Es hora de pensar en Dios

Tags: , , , , , ,


En el salmo 42:6 el salmista no esconde sus sentimientos, allí dice: “Me siento muy angustiado”. Otras versiones dicen: “me siento muy desanimado, mi alma está abatida en mí.”
Pero me encanta cómo sigue: “Por eso pienso tanto en ti” Otra versión dice: “Me acordaré, por tanto, de ti”.
En medio de angustia, si atraviesas una depresión que te desanima en gran manera, es tiempo de hacer lo que hacía el salmista: Pensar en Dios y acordarse de Él.
“¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos! Isaías 26:3 (NTV)
Encomienda al Señor tus afanes, y él te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre.” Salmos 55:22 (NVI)

“Porque él no desprecia ni tiene en poco el sufrimiento del pobre; no esconde de él su rostro, sino que lo escucha cuando a él clama.” Salmos 22:24 (NVI)

Recuerda que Jesús nos dijo: “Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?” Mateo 6:25 (Nueva Traducción Viviente)

“…Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos.” Mateo 28:20 (NTV)
Y para finalizar, te animo a que levantes tu vista al cielo y pienses en tu Dios que NUNCA te abandona. Y que puedas decir:
“¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Nuevamente lo alabaré, ¡mi Salvador y mi Dios!” Salmos 42:11 (NTV)

Cuando no entendemos el por qué…

Tags: , , , , , , ,


esperanzaQuiero decirte algo… charlando con un amigo, me conto que había estando estudiando mucho para un examen final y cuando llego el momento de rendir no aprobó, estaba enojado, desilusionado, y frustrado, no entendía por qué si había estudiado tanto! Al presentarse la segunda vez para rendir el examen, el mismo profesor que le tomo, le dio trabajo en ese preciso momento!

Con esto quiero resaltar que hay cosas que en un principio parece que no tienen sentido y nos hacen sentir deprimidos y enojados pero solo es cuestión de tiempo para que Dios nos muestre su perfecta voluntad.

Esto mismo fue lo que le sucedió a José, hijo de Jacob.
El fue expulsado de su familia por sus hermanos, fue vendido como esclavo, acusado injustamente de abuso, puesto en la cárcel a pesar de su inocencia e intachable conducta… y justo cuando parece que ya nada puede salir bien, termina siendo el segundo en autoridad después de faraón en Egipto.
Su historia es muy interesante! puedes leerla en los capítulos 37 al 41 de Génesis.

“Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada”.
Santiago 1:1-4 (Nueva Traducción Viviente)

“Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios. Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado”. Romanos 5.2-5

“Por lo tanto, no desechen la firme confianza que tienen en el Señor. ¡Tengan presente la gran recompensa que les traerá! Perseverar con paciencia es lo que necesitan ahora para seguir haciendo la voluntad de Dios. Entonces recibirán todo lo que él ha prometido”.
Hebreos 10:35-36

El costo de seguir a Jesús

Tags: , , , , , ,


seguir a crisEn muchas de nuestras canciones y oraciones decimos que queremos ser como Jesús, pero ¿realmente lo deseas? ¿De verdad quieres ser como Jesús en su muerte, por ejemplo?
Él dijo: El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá, y el que la pierda por mi causa, la encontrará. Mateo 10:37-39 (NVI)

Ciertamente palabras muy duras de escuchar, de leer… ¡y de poner en práctica! Según un comentario bíblico “cargar la cruz” se refiere a estar dispuestos a sufrir la burla y el desprecio de la gente que no cree en Dios.
Si te fijas en las palabras de Jesús a lo largo de los evangelios, verás que él requería de sus nuevos seguidores que consideren prudentemente el costo de esa nueva vida, para que entiendan las responsabilidades de Su llamado.

Ilustró este principio de una manera realista, dándole a la multitud que le seguía dos ejemplos prácticos: describió la sabiduría del constructor quien calculó el costo de los materiales que necesitaba para edificar y terminar una torre, señalando Jesús a sus oyentes lo insensato que parecería el hombre ante sus vecinos si intentara proceder con la construcción sin prever el costo de antemano y no la pudiera terminar. Su segundo ejemplo trata de un rey que sale a la guerra, pero que es suficientemente astuto como para investigar acerca de la fuerza numérica del ejército opositor, de modo que si descubre que es demasiado poderoso para él, pueda enviar una embajada y negociar las condiciones de paz (Lucas 14:28-32).

Cuando viene el tiempo de prueba, de burlas, cuando enfrentas el valle de muerte o cuando las cosas no salen como esperabas, ¿piensas que has considerado el costo de esta nueva vida que estás transitando y en la cual estás poniendo toda tu esperanza?
Seguir a Jesús tiene un precio, y bastante alto, pero “al que soporta las dificultades, Dios lo bendice y, cuando las supera, le da el premio y el honor más grande que puede recibir: la vida eterna, que ha prometido a quienes lo aman.” Santiago 1:12 (TLA)

Tu fe es “como el oro: su calidad debe ser probada por medio del fuego. La fe que resiste la prueba vale mucho más que el oro, el cual se puede destruir. De manera que la fe de ustedes, al ser así probada, merecerá aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo aparezca.” 1 Pedro 1:7 (DHH)

“Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa; pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante.” 2 Corintios 4:17 (DHH)

Dios promete responderte cuando le invocas!

Tags: , , , , , ,


ora-el-te-escucha-siempreEl Señor habla de ti, y dice: me invocará, y yo le responderé; estaré con él en momentos de angustia; lo libraré y lo llenaré de honores.” Salmos 91.15 (NVI)

Dios siempre escucha el clamor de Sus hijos: “Jabes invocó al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor! Y Dios le concedió lo que pidió.” 1 Crónicas 4:9-11 (La Biblia de las Américas)

Dios le dijo un día al rey Salomón: “Pide lo que quieras que yo te dé. Entonces Salomón dijo a Dios: Tú has mostrado gran misericordia con mi padre David, y me has hecho rey en su lugar. Dame ahora sabiduría y conocimiento, para que pueda salir y entrar delante de este pueblo; porque, ¿quién podrá juzgar a este pueblo tuyo tan grande?
Dios dio a Salomón sabiduría, gran discernimiento y amplitud de corazón como la arena que está a la orilla del mar.” 2 Crónicas 1:7,8,10 y 1 Reyes 4.29 (LBLA)

Otro guerrero de Dios, Asa, “decidió enfrentarse a Zérah y a su ejército, y colocó a sus hombres en posición para la batalla en el valle de Sefata, que está muy cerca de Maresá. Luego oró a Dios, diciendo: «Dios nuestro, nos hemos atrevido a pelear contra este ejército tan grande, porque confiamos en ti y queremos honrarte. No hay nadie como tú para ayudar al débil y liberarlo del poderoso. Por eso te rogamos que nos ayudes. ¡Tú eres nuestro Dios! ¡Sabemos que nadie te puede vencer!» Y efectivamente, Dios y su ejército acabaron con los etíopes.” 2 Crónicas 14:11,12 (TLA)

¿Le estás entregando tus batallas a Dios? ¿Le estás pidiendo lo que necesitas en oración? Dios siempre escucha, y responderá cuando Él lo disponga, ¡no bajes los brazos!

Por eso decía el salmista: “A ti, oh Dios de Sión, te pertenece la alabanza. A ti se te deben cumplir los votos, porque escuchas la oración. ¡Dichoso aquel a quien tú escoges, al que atraes a ti para que viva en tus atrios! Saciémonos de los bienes de tu casa, de los dones de tu santo templo.
Tú, oh Dios y Salvador nuestro, nos respondes con imponentes obras de justicia;
tú eres la esperanza de los confines de la tierra y de los más lejanos mares. Salmos 65: 1-2,4-5 (NVI)