10 de Diciembre – Sonreír


No te unas con el iracundo, ni te acompañes del irascible, no sea que aprendas sus costumbres y pongas trampa a tu propia vida.” Proverbios 22:24-25 (RVR)
Sonreír
Nadie quiere estar solo. Siempre se busca alguien con quien estar. Nos juntamos con aquellos que consideramos nuestra mejor compañía, aunque a veces no lo sean para los demás.
El sabio Salomón nos da un consejo y una razón para cuidarnos de la gente con quien nos juntamos. Él aconseja alejarnos de quien se enoja fácilmente. El iracundo es el que por cualquier motivo se enoja. Si llueve, si hay sol, si está cansado, si hay gente, si está solo, siempre tiene una razón para enojarse. Lo peor es que él cree que tiene razón en enojarse y está justificado. El irascible es al que todo le molesta. Le molesta que hables y que hagas silencio. Le molesta salir a pasear y quedarse en la casa. Le molesta tu manera de ser y cuando la cambiás, le molesta que seas tan cambiante. Le molesta la tranquilidad y también el ruido. Todo lo molesta.
Salomón nos aconseja alejarnos de esas personas y buscar la amistad en otro lado porque si nos juntamos mucho con ellos, vamos a copiar sus malas costumbres. Es mucho más probable que uno de buen humor y sonrisa fácil se convierta en un ser enojado y molesto, que lograr que un ser enojado y molesto sonría.
Quien se enoja y se molesta por todo le pone trampas a su vida. Todo el tiempo está cayendo en los pozos del malhumor que él mismo prepara. No tiene una vida feliz, aunque diga lo contrario. Siempre está con el ceño fruncido, molesto y sin sonreír.
Dios nos llamó a tener una vida feliz y abundante. Es cierto que a veces no hay muchos motivos para sonreír, pero Dios nos da la paz en el momento de angustia.
El peor mal de una persona es no reconocer sus debilidades. Hacé un análisis de tus últimas 48 horas, y revisá cuántas veces te enojaste o te molestaste con alguien, y por qué razón. Si sos honesto, te dará la pauta de cómo es tu carácter.
Si estás mucho tiempo enojado, es hora de cambiar tu estado de ánimo. A mal tiempo, buena cara, solo de vos depende lograrlo.
REFLEXIÓN – No copies los malos ejemplos. Mejor sonreí.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *