10 de Marzo – Palmera


“El justo florecerá como la palmera. . . “. Salmos 92:12 (RVR)
Palmera
Hay comparaciones muy raras en la Biblia. Me compararon con muchas cosas en la vida, pero nunca con una palmera.  Sin embargo, es una comparación muy interesante. Dice el Salmista que los justos florecerán. Sabemos que no hay justo ni aun uno, porque todos pecamos, pero somos justificados por la fe en Jesucristo.
Pero la idea del texto va más allá de esta justificación, habla de una conducta de vida. La idea sería que el que vive santamente, florecerá. Aquel que viva cada día en la Voluntad de Dios, florecerá. Sólo aquel que permanece en Jesucristo puede llevar fruto. Hay algunas características de la palmera que se pueden asemejar a la vida cristiana.
La palmera es una planta que vive en el desierto, en un lugar desagradable y agresivo. El hijo de Dios vive en un mundo dominado por Satanás. No hay lugar donde podamos estar a salvo de la tentación pero el que decide vivir santamente, va a dar fruto.
La palmera es una planta que tiene las raíces muy profundas; si no fuera así, no podría tomar la humedad de la tierra y se secaría. El hijo de Dios debería estar aferrado a Jesucristo y permanentemente tomar la humedad que renueva la vida. Esto solo se produce cuando leemos y meditamos la Biblia y oramos a Dios el Padre.
La palmera tiene un tronco rectilíneo, no está curvado, no se dobla, está bien derecho. Así debería ser la vida del hijo de Dios, una vida sin dobleces, recta, ejemplar. Como dice el viejo dicho “hay que serlo y también parecerlo”. No alcanza solo con decir cómo somos, los demás deben ver qué es lo que somos.
La palmera es un lugar donde hay placer, tiene frutos que refrescan, tiene sombra para el calor y por lo general está cerca de algún oasis. Así debe ser el hijo de Dios, un oasis que refresca con su compañía. Deberíamos ser tan simpáticos como un poco de sombra en el desierto.
La palmera no diferencia a quiénes le da sombra. Es muy fácil ver a quién queremos tratar bien y a quién no. La palmera no discrimina, nosotros tampoco deberíamos.
En resumen, deberíamos florecer como la palmera.
REFLEXIÓN – Que en el desierto de la vida, seas una palmera.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *