11 de Junio – Fuerte


No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda, Jehová te guardará de todo mal, él guardará tu alma, Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.” Salmos 121:3,7 y 8 (NVI)
Fuerte
Los antiguos zulúes de mediados del siglo XIX tenían una costumbre, atacaban a sus enemigos siempre una hora antes del amanecer. Lo hacían por dos razones, primero porque era cuando más oscuro estaba y segundo porque era cuando más cansados (o dormidos) estaban los centinelas enemigos. La historia cuenta que sus ataques generalmente terminaban en victoria. ¡Cuántas veces nos quedamos dormidos sin querer! Más de una vez me pasó de quedarme dormido en el tren y despertarme cuando ya me había pasado de la estación donde tenía que bajar. Un instante de distracción fueron suficiente para quedarme dormido, y despertarme cuando ya era demasiado tarde.
Dios no es así. El salmista nos dice que Dios nunca se duerme, nunca se distrae, nunca está demasiado ocupado, nunca se olvida de nosotros. ¡Qué tranquilidad enorme se siente al saber que Dios mismo, el Creador y Sustentador del universo, el Ser Todopoderoso y Perfecto, está permanentemente cuidándome!
Hoy, que vivimos tiempos de tanta inseguridad, donde aumentan los robos y los asesinatos, donde nadie está tranquilo, los hijos de Dios podemos vivir seguros. Dios nos libra a diario de muchos peligros que ni siquiera vemos. La gran mayoría de nosotros llegamos a nuestras casas a la noche, después de trabajar, sin inconvenientes.
Nuestro guardador no se toma vacaciones ni francos, está siempre atento. Muchas veces no tomamos en cuenta el hecho de que Dios nos cuida. Como generalmente no nos pasa nada malo, lo tomamos como si fuera habitual o normal, como que nunca nos puede pasar nada malo, cuando en realidad, estamos a salvo y resguardados porque nuestro Dios está siempre despierto.
¿Estás pasando por un momento difícil? ¿Hay serios inconvenientes en tu vida? ¿Tenés problemas de salud, de trabajo o de familia? ¿Estás preocupado, incómodo, con problemas o en apuros? No te preocupes, por más violenta que sea la tormenta, por más desamparado que te sientas, no estás solo, Dios está con vos. El Ser más maravilloso y amante del universo te guarda en sus manos, y nunca te va a dejar.
REFLEXIÓN – No hay nada más fuerte que Dios.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *