14 de Diciembre – Nada

Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios con toda oración y súplica y acción de gracias, y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guardará vuestros corazones y pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7 (RVR)

Nada

La preocupación es tan vieja como las personas. Todos estamos preocupados por algo. Los jóvenes por su examen de matemática o por que la chica que les gusta les devuelva la mirada. Los adultos por mantener la familia, o por la incomprensión de otros, o por que nada falte en la casa.

La preocupación es una sombra que nunca deja tu mente, que siempre está presente en tu almohada, que no te abandona en ningún momento. Siempre estás pensando en algo que te preocupa. Siempre hay algo que nos preocupa, y no nos deja estar tranquilos.

Cualquiera sea el motivo de tu preocupación, Dios tiene una solución. Dios tiene una receta infalible contra el estrés y la ansiedad. Hay que dejar el problema en Sus Manos y Él hace el milagro maravilloso de cambiar la angustia por paz.

Esto no implica que debamos ser unos dejados y despreocuparnos por todo, total Dios va a obrar. Al contrario, debemos esforzarnos en lograr todo lo que queremos, pero sabiendo que hay un punto en el que le toca actuar a Dios. Es en ese punto donde la oración juega un papel muy importante.

Si te preocupa tu enfermedad, hay que ir a ver al médico y obedecerle, tomar los remedios, y luego orar a Dios, Él te va a dar paz. Si estás buscando trabajo y no aparece, tendrás que leer los clasificados y enviar más Currículum Vitaes, y luego orar a Dios, y Él te va a dar paz. Si te inquieta un familiar que anda en malas compañías, tendrás que seguirlo de cerca y aconsejarlo con amor, y luego orar a Dios, y Él te va a dar paz.

Puede ser que no te dé la solución al problema y sigas enfermo, o buscando trabajo, o tu familiar siga con malas compañías, pero seguro que en tu corazón no habrá mas ansiedad. La paz de Dios no depende de lo que tengas, depende de Dios. Quizá no desaparezca tu problema, pero vas a poder afrontarlo con la Paz que solo Dios te puede dar.

REFLEXIÓN – Contra el estrés, la opción es la paz de Dios.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *