15 de Junio – Efecto

«No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.» Filipenses 4:6
Efecto
Los días previos a la operación de Juampi estuvieron llenos de inquietud y angustia. Sabíamos que la operación es necesaria y que iba a ser para su bien. Pero una operación de más de siete horas, con un post operatorio con morfina no es lo que deseo para mi hijo de seis años. Estuvimos clamando durante meses por este tema con Miriam y a pocos días de la operación sucedieron dos cosas que conmovieron nuestra alma.
Estábamos en un pic nic con una iglesia amiga y durante la reunión Rubén oró una vez más por Juampi y su operación y agregó: No te pedimos solamente que guíes a los médicos, y le hagas pasar un post operatorio sin dolor. Te suplicamos que nos des el milagro que Juampi pueda caminar.
Cuando regresamos a casa, antes de comenzar a cenar sonó el teléfono (es muy común esto en casa). Me sorprendió escuchar la voz de Emilio, un amigo con quien no nos vemos hace más de un año. Me dijo: Te quería llamar antes de la operación para decirte que toda la iglesia está clamando por Juampi para que todo salga bien. ¿Podemos hacer algo más?
Situaciones como estas, Dios nos está dando a diario. Mails por centenares, llamados telefónicos, mensajitos en el celular, abrazo personales. Todos concuerdan en lo mismo: Estamos orando por Juampi. Dios sabe lo que hace. Y eso nos genera paz en el alma. El efecto de la oración del pueblo de Dios genera justamente esto: paz en medio de la tormenta.
Dios provoca este efecto entre sus hijos. Por eso podía decir Pablo que oremos sin estar angustiados. La paz de Dios sobrepasa todo entendimiento, supera todo límite humano y puede darte paz en tu peor problema. Todavía no operamos a Juampi y nos esperan dos meses de post operatorio con yeso en ambas piernas. Pero Dios nos da su paz, a través de la oración generosa y amante de tantos hermanos preciosos que están clamando por Juampi.
Para tu angustia de hoy Dios te propone que uses el recurso de la oración. No solamente puede mover la mano de Dios a tu favor. También genera el efecto divino de darte paz en medio de tus problemas. Probá la receta de Dios. Es efectiva.
REFLEXIÓN – El efecto de la oración tranquiliza.

Related Articles