16 de Julio – Parcial


“Dios sin duda os reprochará, si solapadamente sois parciales con las personas.” Job 13:10 (NVI)
Parcial
El amiguismo es un mal de todas las épocas, pero en estos últimos tiempos se incrementó muchísimo. Con cada cambio de gobierno, cambian los funcionarios. No se mide su capacidad, sino simplemente, se los ubica por ser amigos del oficial o el político de turno.
Esto que censuramos en la política, a veces lo hacemos también en nuestras vidas. Y lo que es peor aún, lo llevamos a la iglesia.
El antiguo libro de Job deja bien en claro este concepto divino. Dios no es parcial y trata a todas las personas de la misma manera. Él usa la misma vara para juzgar a todos. No tiene preferencias según quién sea el culpable. Para Dios la justicia es una sola y se aplica de la misma manera en todos los casos, para todas las personas. Dios es totalmente imparcial.
Lamentablemente, no podemos decir lo mismo de nuestras actitudes. Es muy común censurar a la hermana que anda por los pasillos hablando de algún fulano, y la acusamos de chismosa. Pero cuando es uno el que está hablando, en lugar de chisme, es un comentario que se hace para alertar y prevenir, nunca es chisme.
Estamos acostumbrados a ver la paja en el ojo ajeno, pero nunca vemos la viga en el nuestro. Aunque sea difícil, Dios nos pide imparcialidad para juzgar nuestros actos.
Tenemos el mejor ejemplo en Dios. Él castigó a Su Propio Hijo, y permitió que muriera en la cruz para pagar el precio de nuestros pecados. Su Justicia no se vio invalidada por su amor. Dios es siempre imparcial.
La Biblia es la única regla objetiva para poder juzgar bien, no tanto las actitudes de los otros, sino las propias. Es muy importante comenzar a mirar para adentro y mejorar lo deficiente, dejando de lado las justificaciones personales. Es tiempo de usar esa Regla magnífica para analizar tus actos, tus pensamientos, tus palabras, tus reacciones, y antes que juzgar o justificar lo que hacen los demás, sería muy bueno que modifiques lo que vos estás haciendo mal.
La santidad de Dios no acepta la parcialidad. No hagamos la vista gorda para justificarnos y pasar por alto las faltas.
REFLEXIÓN – La parcialidad es un límite, no te limites.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *