17 de Septiembre- Propósito

“Éste fue entregado según el determinado propósito y el previo conocimiento de Dios; y por medio de gente malvada, ustedes lo mataron, clavándolo en la cruz.” Hechos 2:23
Propósito
Trabajo en un estudio que presta servicios de consultaría a distintas empresas. Para este trabajo, llevamos una clara planificación de recursos por cliente y un detalle de los días y las semanas para cada tarea, de las horas presupuestadas y trabajadas realmente. Debe ser así, para que nuestro trabajo sea eficiente. En teoría suena muy bonito, pero en la práctica es un grave problema.
No siempre las cosas salen como están programadas. Por lo general, las empresas no cumplen los plazos de entrega de la información, pero exigen que el informe este entregado en los tiempos convenidos. A nadie le importa si la información no llego, o si lo que enviaron era algo que no servia. Quieren tener el informe el día establecido.
Y entonces tenemos que improvisar. El plan original queda olvidado, y usamos nuestra imaginación para conseguir lo que necesitamos para cerrar el informe. Y muchas veces, cuando cerramos un proyecto, analizamos lo realizado y no tiene nada que ver con lo que habíamos proyectado al comienzo.
Dios es sorprendente. A Él nada lo sorprende. Tiene control absolutamente de todo. Pedro sabía esto cuando les dice a los judíos que la muerte de Jesucristo en la cruz, no había sido un accidente, o un capricho de los religiosos del momento.
Esa muerte había sido programada por la mente divina para que suceda. El Plan de Dios para la salvación de la humanidad, tenía su consumación perfecta en ese monte de tormentos. No fue una casualidad, ni una improvisación. Cristo fue a la cruz, aquel día, en perfecta sintonía con el Plan Divino.
¡Cuánto amor debe sentir Dios por vos y por mí, que en su Plan para salvarnos, estuvo siempre dispuesto a que Jesucristo padeciera en lugar nuestro! Tenía pleno conocimiento del sufrimiento y del costo que tendría que pagar Jesucristo para redimirnos. No fue una improvisación o un plan alternativo que se hace, sin medir las consecuencias.
Y este hecho agiganta aun más (si fuera posible) la maravilla de este acto de amor. A pesar de saber todo, Él decidió salvarnos. Su objetivo era adoptarnos como hijos y realizo todo lo que hizo falta para lograr su propósito.
REFLEXIÓN – Sos el propósito de Dios.

Related Articles