18 de Abril – Fortaleza

“Pero la salvación de los justos es de Jehová y el es su fortaleza en el tiempo de angustia.” Salmo 37:39
Fortaleza
Somos espectadores de una realidad cada vez más despiadada y cruel. Sufrimos a diario y muchas veces sin razón. Cada uno debe hacerse cargo de sus propios errores. Y eso no tiene excusa. Si llegás siempre tarde al trabajo y no cumplís con lo que te piden, es lógico que te echen. Pero eso no va a ser culpa de la empresa. Es culpa de tu negligencia y descuido. Sos el responsable de tu mal momento. Y aunque no nos guste, no podemos echarle la culpa a nadie.
Pero hay veces que sufrimos por culpa de otros, cuando nos pasan cosas que están fuera nuestro control y nos vemos afectados. Situaciones que nos dañan, nos entristecen, nos duelen o nos condicionan. El Tsunami del 2003, la masacre en la universidad de Virgnia, un atentado en Irak, la guerra tribal en Suriname provoca dolor, angustia, muerte, lesiones y marginación. Y no es culpa de nadie, o el culpable no puede ser identificado.
Los que sufren por estas causas, no pueden exigir ninguna compensación. La naturaleza no responde por su furia, ni los asesinos retribuyen por su daño. David sabía muy bien esto. Hay veces que la vida es golpeada con dureza y no podemos evitar sufrir.
A pesar de eso, David puede decir que Dios es la salvación para los justos. Dios es la salida de emergencia para los problemas, y nos ayuda en todas las dificultades. Pero en el caso que tengas que sufrir y no puedas evitar el problema, Dios también es tu fortaleza en el tiempo de angustia.
¡Que grandeza la de Dios! El Ser más poderoso de la eternidad, es quien te protege en medio de los problemas. Si hoy estas sufriendo y estás triste, si estas angustiado por las cosas que te pasaron, si estás deprimido por tus fracasos o soledad, si fuiste golpeado con dureza por la realidad que te toca vivir, David te recuerda que Dios es tu castillo fuerte en tiempo de angustia.
Podes soportar el peor de tus momentos, si te refugias en la Paz de Dios. No es un concepto místico, no es un argumento para negar el sufrimiento. Es una realidad divina. Dios es más fuerte que tu angustia, por eso puede protegerte.
REFLEXIÓN – Dios es tu refugio.

Related Articles