18 de Junio – Lifting

“Ten piedad de mi, oh Señor, porque estoy en angustia; se consumen de sufrir mis ojos, mi alma y mis entrañas.” Salmo 31:9
Lifting
Cuando el cansancio se muestra en el rostro (Nota de Clarín)
Rasgos de cansancio, ojeras, tez palida. Debido a las multiples agresiones a las que diariamente el hombre esta expuesto, su piel pierde vitalidad y luminosidad, se deshidrata y el cansancio se vuelve visible. Es necesario luchar contra estos sintomas
Se nota el cansancio, se ve en las ojeras y en los hombros caidos. ¡Tenes cara de cansado! solemos escuchar en las oficinas. El trabajo excesivo, la presion, las tareas cotidianas, la imposibilidad de relajarnos, la falta de vacaciones se nota. El cansancio se demuestra en la cara que tenemos.
Pero hay otras cosas que cansan ademas del trabajo. La tristeza, el dolor, la angustia cansan y dejan huellas. David sabía mucho de esto. Cada vez que estaba cansado de sufrir, se notaba. Los ojos hinchados, los hombros caidos, la mirada perdida, la sensacion de derrota, la tristeza deja huellas bien visibles.
Huellas en el alma y en las entrañas que luego se ven en la cara. La nota de Clarín proponia usar cremas y masajes para modificar el semblante. Pero esos remedios, solo arreglan la parte externa del problema. No pueden modificar el origen del asunto. La angustia sigue estando adentro, y a la corta o a la larga, va a salir nuevamente a la superficie.
No hay cremas que puedan evitarlo. Siempre una huella en el alma, se nota en la cara. Por eso David recurre al lifting más efectivo. En lugar de cremas, relax, masajes o SPA, el salmista recurre al Medico Divino, al mismo Dios, y le pide ayuda.
Su problema no era una pavada, estaba consumido de sufrir, y no encontraba salida. Cuando recurre a Dios buscando ayuda, no lo hace como un último manotazo de ahogado, para ver si puede salvarse. Lo hace con la conviccion que ya hizo todo lo humanamente posible para solucionar el problema, y a pesar de eso, sigue sin soluciones.
En estos casos, cuando no hay palabras de consuelo, cuando no hay soluciones para el alma, cuando el miedo o el dolor es tan grande que te cambia el semblante, Dios actúa siempre. No te saca el problema, pero te consuela el alma. Dios no te saca las arrugas, te cura el corazón.
REFLEXIÓN – Dios es tu lifting.

Related Articles