18 de Octubre – Preservar

“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado.” Isaías 26:3
Preservar
La perseverancia es la cualidad por la cual, se insiste hasta lograr el objetivo. Es más fácil abandonar o dejarlo para más tarde, pero el perseverante no lo hace. Sigue a pesar de las contras. Es como la gota de agua. No hay nada más blando que el agua, ni nada más duro que la roca de un acantilado. Pero ninguna roca se puede resistir a la perseverancia de la gota de agua. Siempre la parte.
No fuimos educados para ser perseverantes, esta sociedad facilista en la que vivimos nos enseña a buscar atajos, a sacar ventajas, a evitar el trabajo y a abandonar ante la menor dificultad. En Argentina de los que empiezan una carrera universitaria, solo el 10% la termina. El resto abandona.
Los problemas son la principal causa de abandono. Tienen la constancia de la gota de agua para socavar los cimientos de nuestra confianza. Es fácil confiar en Dios cuando todo marcha bien, o se puede soportar el problema que nos preocupa. Pero cuando la carga se hace más pesada, cuando la angustia golpea más fuerte, el ser humano tiende a desconfiar. Tal vez te haya pasado, en medio de tantas preguntas sin respuesta, solemos desconfiar del poder y del amor de Dios.
Por eso Isaías, nos recomienda perseverar. El que persevera, el de firme propósito, el de carácter firme para mantener el pensamiento es Dios, recibe la recompensa. No es algo mágico o místico, no es una casualidad, ni un accidente. Dios prometió guardar en completa paz a aquellos que tienen esta cualidad: ser perseverantes.
Hoy Dios te invita y te desafía a que pruebes. A mantener tu mente alineada con el pensamiento de Dios, a guardar tus pensamientos bajo el orden Divino, a no desconfiar a pesar que no haya razones para confiar, a mantener la esperanza aunque no haya luz al final del camino, Dios hoy te pide que perseveres, y Él va a hacer el milagro.
No te va a sacar el problema, tal vez no te de solución, pero te va a dar su completa Paz. más poderoso que cualquier ansiolítico, más seguro que cualquier calmante, la Paz de Dios en tu mente, te puede dar alivio a tu peor problema.
Es un trabajo duro y constante, empezá hoy y continuá.
REFLEXION – La perseverancia recompensa.

Artículos relacionados