19 de Junio – Buscar

“Si pues, resucitaron con Cristo, busquen las cosas de arriba.” Colosenses 3:1
Buscar
Un barquito pesquero estaba saliendo de la orilla del mar, con su tripulación de nuevos marineros. ¡Vaya movimiento que se siente en ese lugar!, comentó un novato medio descompuesto, se necesita ser muy del mar para no sentir el mareo y las ganas de bajarse y echar a correr. La barquilla se movía graciosamente al ritmo de las olas, pero los marineros sufrían las consecuencias de aquel vaivén…uno de ellos recibió órdenes de subir a un mastil, pero a medida que más subía se sentía peor. El capitán de aquel barco le gritó: SI NO QUIERES SENTIRTE MAL, MIRA HACIA ARRIBA…
Un cuento por demas grafico. Muchas veces vivimos como esos marineros novatos, tratando de salir adelante, condicionados por el entorno y perdiendo el equilibrio. Tratamos de mantenernos de pie, pero resulta difícil. El barco de nuestra vida se mueve demasiado, no hay estabilidad posible en el mar de nuestros temores y problemas.
Y tanto movimiento marea, al final descompone. El mundo tiene esa capacidad: Descomponer lo que era perfecto, desajustar lo que estaba equilibrado. Es el efecto del pecado en la vida. Rompe los principios divinos de conducta y crea otros principios, que parecen más divertidos. Pero al final son dañinos.
Te lastiman, te marean, te desestabilizan, te hacen sufrir y sentir mal. Si no fuera asi, no habria tantas personas tristes y con problemas. Y como todos estamos en el mismo barco, ya parece natural tener ese estado. Pero no lo es. Lo natural, seria no estar mareado.
Para volver a tener ese estado ideal, Dios nos llama a mirar para arriba. Y asi como el mareo del marinero mejoraba cuando lo hacia, para los cristianos, mirar para arriba tambien ayuda a superar el mareo de nuestra vida cotidiana.
Mirar para arriba es buscar la guia de Dios en lo que hacemos, es aceptar que Dios merece respeto y honor, es disfrutar de del amor, de la misericordia, de la gracia de Dios. Mirar para arriba es orientar la posición de la vida, es afirmar nuestros pies sobre la Roca Solida que es Jesucristo, es saber que la Gracia del Cielo, se basa en la Seguridad de la Tierra.
Tenes que elegir que hacer, podes seguir viviendo mariado siguiendo el movimiento de este mundo, o podes mirar para arriba y lograr estabilidad.
REFLEXIÓN – Busca arriba.

Related Articles