19 de Septiembre – Control

“¿Sabes cómo controla Dios las nubes, y cómo hace que su relámpago deslumbre?” Job 37:15
Control
Leia en un diario en Internet la siguiente noticia:
El 18 de septiembre, el senador Ernie Chambers en EE.UU. de Nebraska presentó una demanda judicial contra Dios, al que acusaba de haber causado “nefastas catástrofes” en el mundo, que han provocado muerte y destrucción sin misericordia. La demanda fue admitida en el distrito de Douglas en Nebraska.
Cuando leía esta nota, primero me causo cierta gracia. tienes que estar muy aburrido para presentar semejante demanda judicial. ¿Dónde van a enviar la céluda judicial con la demanda? ¿A quien van a llamar de testigo para esta causa? ¿Quién podría ser convocado para ser el abogado o el fiscal de Dios?
Pero después me di cuenta que lo que este senador hizo, para demostrar la incongruencia del sistema jurídico de Nebraska que permite iniciar una demanda judicial a cualquiera por cualquier motivo, es una queja encubierta de cada ser humano, que no entiende por que Dios permite que pasen algunas cosas.
El Tsunami, un huracán, un terremoto, un volcán en erupción, que dejan tantos muertos, tanta destrucción, tanta miseria no son culpa de nadie. La enfermedad de un bebe recién nacido, una epidemia, la parálisis cerebral, tampoco. Una mente como la del senador Chambers, puede deducir que esos acontecimientos son responsabilidad de Dios.
¿Acaso Job no sostenía que Dios controlaba las nubes y los relámpagos? Dios tiene el control de todas las situaciones que se suceden en la tierra, y por ende, es el culpable por todas las catástrofes que suceden en el mundo.
Plantearlo de esta manera es solo ver un lado de la moneda. Es cierto que Dios tiene el control sobre todo lo que sucede y que tiene el poder para evitar las catástrofes de la tierra. Nadie puede oponerse a Dios. Nadie tiene la autoridad para decirle que no. Pero el mismo Dios que permite un tifón en Asia, es el Padre amante que nos cuida y protege.
Y es acá donde este senador se confundió. Dios no es solamente quien permite las tormentas, es también quien se moja con nosotros y nos acompaña hasta que sale el sol. Si hoy estas sufriendo, estas triste o angustiado, estas mal, acordate que el mismo Dios que tiene el poder para detener un Tsunami, es aquel que esta al lado tuyo cada día.
REFLEXIÓN – Dios controla todo, también eso.

Related Articles