2 de Junio – Confianza

“Confia siempre en Dios, pueblo mio; abrele tu corazon cuando estes ante el. Dios es nuestro regufio.” Salmos 62:8
Confianza
No es facil ganarse la confianza de alguien. Siempre cuesta comenzar una conversacion y romper el hielo. Por más preparado que uno este para esa situacion, siempre sale algo imprevisto que complica la charla. Y necesitamos muchas charlas, para poder comenzar a lograr que el otro confie en nosotros.
Y lo terrible es que podemos perder en un segundo lo que nos costo años construir. Cuando un amigo nos falla, se rompe la confianza. No importa cuantos años de hermosa amistad se compartieron. El error de un momento rompe la confianza de muchos años.
Sin embargo, con Dios no es asi. Jamas podremos perderle la confianza, porque Dios jamas falla. Dios jamas se equivoca, Dios jamas comete un error, Dios siempre cumple. Que enorme y altísimo privilegio tenemos sus hijos, de poder disfrutar de semejante bendicion.
Por eso el salmista podia exhortar a sus conciudadanos a confiar siempre en Dios. Y a abrir completamente el corazon sin reparos. Cuesta mucho mostrarnos como somos. Siempre somos muy cuidadosos en mostrar lo que queremos mostrar. Hay secretos que guardamos que nadie sabe, porque nos averguenzan. Y nos esmeramos en ocultarlos.
Pero el salmista nos alienta a abrir el corazon delante de Dios y ser totalmente honesto y sicero. Lo cual es una redundancia porque Dios sabe todas las cosas, incluso aquellas que queremos esconder. Nada puede ocultarse de su penetrante mirada. No hay nada que El no sepa de tu vida, de tus actos, de tus deseos, de tus pensamientos, de tus intenciones.
Y a pesar de saber todo eso, nos ama terriblemente.
Podes confiar completamente en Dios, contale todo lo que te pasa, tus angustias, tus deseos, tus problemas, tus anhelos, tus fracasos, tus victorias, tus frustraciones, tus alegrias, tus amores, tus miedos, tus complejos. Dios es digno de confianza, El jamas falla.
El es el mejor refugio. Es el mejor lugar donde esconder y guardar lo que te pasa. No hay nadie más confiable y seguro que Dios. Ya es tiempo que dejes de perder el tiempo y empieces a confiar totalmente en Dios, incluso en esos temas. Dios es digno de confianza, Dios es tu poderoso refugio. Abrile tu corazon, contale con sinceridad lo que te pasa. El es quien guarda tu futuro.
REFLEXIÓN – Dios es seguridad garantizada

Artículos relacionados