20 de Octubre – Moldes

“Sin embargo, algunos creyentes de Chipre y de Cirene, llegaron a la ciudad de Antioquia y hablaron también a los no judíos.” Hechos 11:20
Moldes
Hoy los derechos de las minorías, tratando de evitar que sean discriminados los que tienen menos derechos, se han hecho una constante en los reclamos populares. En la búsqueda de la equidad y de la igualdad, se sigue luchando mucho contra la discriminación.
Pero este problema de la discriminación no es nuevo. Es tan viejo como la humanidad misma y ninguna sociedad ha quedado al margen de este mal terrible. Tan común es que ni la iglesia pudo dejarlo fuera.
Hechos muestra una cultura muy discriminatoria de la iglesia primitiva a predicar el evangelio solo para los judíos en sus comienzos. Era una tradición judía, esta exclusión de los de otras razas de sus principios religiosos. Y los primeros cristianos, al ser judíos, tomaron esa misma costumbre.
Es cierto que Felipe comenzó a predicar en Samaria, que si bien eran judíos mestizos, podían ser considerados como hermanos de sangre. También es cierto que Pedro le predico al centurión Cornelio y se convirtieron algunos gentiles en su casa. Pero fue Cornelio quien busco a Pedro.
Pero el paso más agresivo de todos, quienes rompieron con los pre conceptos, moldes y tradiciones judías fueron estos desconocidos hermanos de Chipre y Cirene. No sabemos quienes fueron o cuantos fueron. Lucas, lo menciona al pasar. Pero lo que estos hombres hicieron cambio definitivamente la historia de la humanidad. Fueron los primeros misioneros cristianos en predicarle el evangelio a aquellos que no eran judíos.
Fueron los primeros en salir del entorno judío para contar las buenas nuevas de Jesucristo. Seguramente fueron censurados y criticados. Seguramente los miraron mal, porque habían quebrado una tradición muy antigua. Seguramente fueron señalados con el dedo por su espíritu revolucionario y subversivo.
Pero gracias a esos hombres valientes y temerosos de Dios, hoy vos y yo somos salvos. El evangelio rompió los límites judíos y se expandió por todo el mundo. No siempre es bueno seguir con las tradiciones, a veces un poco de riesgo es necesario. A veces es imperativo salir de los moldes.
El Reino de Dios es eterno. No podemos limitarlo con nuestras costumbres. Dios está más allá de una forma. Dios es eterno. ¿Qué estás haciendo hoy para agrandar el Reino de Dios?
REFLEXIÓN – Dios no tiene forma, es superior.
 
 

Related Articles