21 de Junio – Mochila


Encomienda a Jehová tu camino, confía en Él y Él hará.” Salmos 37:5 (NVI)
Mochila
Un alpinista que solía escalar solo, en cierta oportunidad, escalando una montaña difícil, se atrasó en su cronograma. Contaba con todo su equipo en perfectas condiciones, el arnés, los ganchos, las sogas, etc.,pero empezó a oscurecer antes de que pudiera llegar al lugar donde podría pasar la noche resguardado del frío.
Se hizo de noche y tuvo que seguir escalando a oscuras, porque sabía que si se quedaba donde estaba, moriría de frío. No se veía nada, estaba todo muy oscuro y hacía mucho frío. En un momento, puso mal un gancho y se cayó al vacío. Estaba agarrado con su arnés,  así que sufrió un fuerte golpe pero se encontró colgando en medio del vacío y de la oscuridad. No podía tocar nada, estaba colgando sobre el precipicio y desesperado grita: ¡Dios mío, por favor ayúdame, no quiero morir!
De repente, en el silencio de la noche escucha que le dicen: -Soy Dios, ¿crees que puedo salvarte?
-Sí, por supuesto Dios, sálvame.
-Entonces, corta la soga y te salvo.
El alpinista pensó unos segundos, y se agarró más firmemente de la soga. A la mañana siguiente, lo encontraron muerto, congelado, colgando de una soga… a un metro del piso.
Nos cuesta mucho confiar en Dios aunque siempre le hagamos pedidos. Tratamos siempre de resolver todos nuestros asuntos por nuestros propios medios, y cuando ya no tenemos más alternativas y los recursos, le pedimos a Dios alguna solución.
Encomendar es dejarle la carga a Él para que Él obre. Es poder descansar tranquilo, sabiendo que mi problema está en las mejores manos. No es una invitación al ocio, o a la vagancia o a la negligencia. Es depositar en Dios nuestro problema y dejarlo obrar a Él, pero haciendo todo lo que esté a nuestra disposición para obtener el mejor resultado. Jesús resucitó a Lázaro, pero pidió que le corran la piedra. Hoy sigue actuando igual, tenemos que hacer nuestra parte.
Fe es confiar sin ver, es creer sin tocar, es estar tranquilo sin tener. ¿Qué cosas te inquietan? ¿En qué cosas necesitás tener más fe en Dios? Quedate tranquilo, Dios es Fiel.
REFLEXIÓN – Dejale la mochila de tus preocupaciones a Jesucristo, Él la quiere llevar por vos.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *