21 de Junio – Padre

“Y el rey se conmovió profundamente, y subió al aposento que había encima de la puerta y lloró. Y decía así mientras caminaba: ¡Hijo mío Absalón; hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Quién me diera haber muerto yo en tu lugar! ¡Absalón, hijo mío, hijo mío!” 2 Samuel 18:33
Padre
Hoy seguramente, en muchos hogares, el hombre de la familia recibió un trato especial. Tal vez hubo un dibujo para papi, o un regalo, o un desayuno especial, algún abrazo y el saludo: ¡Feliz día papa! Otros, tal vez visitaron cementerios para recordar a aquel que ya no esta. Y tal vez, en otros hogares, no hubo festejo. Solo silencio. Producto de peleas que distanciaron al padre de los hijos.
En Argentina hoy se celebra el día del padre, y muchos se habrán emocionado por el recuerdo. Porque lejos de la falsa imagen de hombre duro, la Biblia enseña que los padres, los hombres del hogar, también pueden emocionarse.
Así como hizo David, cuando se entero que su hijo Absalón había muerto. No importa el motivo de su muerte. No le preocupaba a David que unos meses antes, ese mismo hijo lo había derrocado y exiliado. Que lo había buscado para matarlo y le había robado el reino. Absalón seguía siendo su hijo, por eso lo lloró.
Un padre jamás olvida a sus hijos. Puede no mostrar interés, puede estar ausente, pero jamás olvida a sus hijos. David había sufrido mucho por culpa de su hijo Absalón, pero cuando se entera que había muerto, lo lloró sin consuelo. Hubiera preferido morir él, antes que su hijo, con tal de salvarlo. Amor de padre.
Yo haría lo mismo por Juam Pi, no importa que sea, estoy dispuesto a hacer lo necesario para que no sufra, o esté dolido. Porque uno como padre, sufre cuando su hijo está sufriendo. Y hace lo imposible para evitar que sufra. Amor de padre.
Como el de Dios. Que es un amor perfectamente puro. Un amor que pudo elegir. Y eligió dejar sufrir a su propio hijo para que vos y yo, que no éramos sus hijos, pudiéramos ser adoptados. ¡Amor de Padre!
Que en este día, podamos darle a Nuestro Padre, el reconocimiento y la gratitud por todo lo que hizo por nosotros. Y evitemos hacerlo sufrir, que pueda estar orgulloso de la conducta de sus hijos.
REFLEXIÓN – Dale a Dios un: Feliz día de Padre.

Related Articles