21 de Octubre – Cumplir


Vete en paz, porque ambos hemos jurado en nombre de Jehová, diciendo: Qué Jehová esté entre tú y yo, entre tu descendencia y mi descendencia, para siempre. Se  levantó David y se fue; y Jonatán volvió a la ciudad.” 1 Samuel 20:42 (RVR)
Cumplir
Un pacto es el acuerdo entre dos partes que se prometen algo. Un diccionario dice que pactar es asentar, poner condiciones obligándose mutuamente para su observancia. David y Jonatán cumplieron su pacto.
Jonatán defendió a David ante su padre. Incluso sabiendo que se ganaba el enojo de su padre, fue fiel a su promesa. Jonatán respetó a su padre; pero no permitió que hablen mal de David ni mucho menos permitió que maten a su amigo.
Jonatán le pidió a David “que nunca apartes tu misericordia de mi casa” y David cuando fue rey de Israel la cumplió al pie de la letra. Recordó la promesa hecha a su amigo del alma y sirvió en su mesa, de por vida, a Mefi Boset, el hijo de Jonatán.
En la época de mi abuelo, un pacto se sellaba dándose la mano. La palabra de un hombre valía más que un papel firmado. Había honor y respeto.
Hoy es común faltar a las promesas y olvidarnos lo que prometemos. Faltamos a una cita, llegamos tarde y es muy común encontrarse con mentirosos. Pero es muy difícil encontrar una persona que cumple lo que promete. Dios nos llama a ser luz en un mundo que se pierde. Nos llama a marcar la diferencia. Nos llama a cumplir las promesas.
No importa cuán pequeño o insignificante sea lo que decimos, como cristianos, si decimos algo debemos cumplirlo. No hacerlo es cometer pecado. Frente a un mundo habituado a las mentiras y los engaños, vos y yo debemos decir la verdad.
No fue fácil para Jonatán y David cumplir lo que habían prometido. Tampoco es fácil para nosotros hacerlo hoy. Pero cualquier excusa para no cumplir lo que prometimos, es solamente eso, una excusa, y no nos justifica frente a Dios. Ser una persona de palabra no es tan difícil como nos quieren hacer creer. Pero hace falta tomarse en serio el asunto y no prometer por prometer. Ser honesto es una responsabilidad de cada cristiano, en cualquier lugar, en cualquier situación, en cualquier circunstancia. Es tu responsabilidad.
REFLEXIÓN – Cumplir la palabra no es una opción.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *