22 de Agosto – Cerca


Jesús vino a Betsaida, y le trajeron un ciego, y le rogaron que le tocase.” Marcos 8:22 (RVR)
Cerca
Betsaida: la pequeña aldea junto al mar de Galilea. Es la aldea de Pedro. Es Galilea, la gentil. Le traen a un ciego para que Jesús le toque. Ellos saben que todo lo que su mano toca, era transformado. Algo va a suceder con este hombre, como ha sucedido con muchos otros, y hay expectación entre los circundantes. ¿Cómo lo hará esta vez?
Entonces, ocurre algo insólito: Jesús toma al hombre de la mano y lo conduce por las calles de la aldea. ¡Vean esto! El Maestro camina por las calles con el ciego de la mano. Su paso es lento, su porte es distinguido, como siempre, aunque humilde. ¿Cómo podría no serlo? Jesús no le pone la mano sobre el hombro. No le da un empujoncito paternal acompañado de un ¡Camina! No le da el brazo para que se cuelgue de él. Tampoco les pide a los hombres que lo guíen. ¡Él le toma de la mano! ¡Qué amor maravilloso, cuánta humildad!
Son dos hombres que caminan por la calle. Dios encarnado camina al lado de un guiñapo humano, como si Él no fuera Dios; y como si ese hombre no fuera un paria. Son dos hombres. El Bendito acepta ser lazarillo del otro con la máxima ternura, con la mayor delicadeza. Solo como Dios lo puede hacer.
Después de esto, no hay nadie a quien nosotros no podamos tomar de la mano. Después de ver a Jesús tocado a un leproso, no hay nadie a quien no podamos tocar. Después de haber verlo aceptar la hospitalidad de un pescador de Galilea, no hay hospitalidad, por pobre que sea, que no podamos aceptar.
¿Adónde lo lleva Jesús? Lo saca fuera de la aldea, y allí lo sana. Su saliva es todo lo que esos ojos necesitan para ver. Sus manos también lo tocan. El ciego, entonces, es sanado. ¡No podía ser de otra forma!
Luego lo envía a su casa y le dice que no entre en la aldea. El Señor no quiere publicidad, que la hubiera tenido. No quiere alabanzas, que las merecía. El Señor lo envía lejos. El ciego de Betsaida y Jesús tomándole de la mano, desprendiendo, magnánimo, su divinidad. Es Dios entre los hombres.
REFLEXIÓN – Jesús está cerca de ti.

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

Creo que esta pregunta está ligada al corazón de mucha gente que no conoce a Dios, pero también da vueltas en las cabezas de muchos…

Comentarios de Facebook

Hoy camina con Cristo!

Hoy me gustaría compartir esta verdad contigo: “En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si…

Comentarios de Facebook

Aún hoy Jesús convierte el agua en vino

Hoy quiero compartir contigo un mensaje que escuché el día sábado y que tocó profundamente mi corazón y espero que también lo haga contigo. Trata…

Comentarios de Facebook

Para el único digno de toda gloria!

Desde Octubre del 2021 venimos publicando nuevas canciones que el Señor nos ha regalado. Ha sido toda una experiencia. Te invitamos a seguir acompañándonos en…

Comentarios de Facebook

La perfecta paz que vence las preocupaciones

En estos días de turbulencia financiera y falta de trabajo, es muy fácil preocuparse. Jesús, nuestro amigo fiel, nos conoce mejor que nadie. Él conoce…

Comentarios de Facebook

No dejes de sembrar

Hoy quiero compartir un poema de Marcos Rafael Blanco Belmonte, el cual nos deja una profunda ensenanza. Si prefieres escucharlo en la voz de Marcos…

Comentarios de Facebook

¿Deberían los cristianos celebrar la Navidad?

La semana pasada recibí esta respuesta a un libro gratis de Reflexiones Navideñas que es regalando: “Quería consultarle, ya que estamos en el tema Navidad,…

Comentarios de Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *