22 de Junio – Recto


Hizo lo recto ante los ojos de Jehová y anduvo en todo el camino de David, su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda.” 2 Reyes 22:2 (RVR)
Recto
Siempre hay uno que se destaca en todo, que es el ejemplo perfecto. Lo terrible es que, por lo general, el que se destaca siempre es el otro. Uno forma parte del gran malón de los desconocidos. A veces eso es frustrante.
Josías no era del montón, él era un destacado. Fue rey de Judá a los ocho años de edad y fue el más recto de los reyes. Su fidelidad a Dios le dio éxito en su administración y extendió las fronteras de su reino hasta el límite del reino unido.
En Josías se cumple el Proverbio que dice: “Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartará de él”. ¿Dónde se encuentra la diferencia entre este muchacho y el resto? ¿Por qué logró destacarse tanto, cuando otros miles pasaron inadvertido?
La respuesta a esto figura en la Biblia. Josías, al oír las palabras del libro de la Ley, rasgó sus vestidos en un gesto de dolor y fue sensible a Dios, quien al mirar su actitud tierna y humilde, le prometió al rey que no vería el mal y sería llevado en paz al sepulcro.
Josías fue rey cuando el pueblo había olvidado totalmente la Ley de Dios, y ya nadie le daba importancia. Cuando escuchó los mandamientos de Dios, tuvo vergüenza, y se arrepintió de todo lo mal que había actuado. Entonces decidió cambiar primero él y luego educar al pueblo para que también cambie.
Josías fue sensible a la Ley de Dios. Ese fue el secreto de su éxito. Pasó de ser un simple rey de un pueblo más, a ser un hombre recordado como el iniciador de una renovación religiosa sin precedentes en el pueblo de Israel. Tenía solamente 8 años cuando comenzó a reinar.
Dios te llama hoy para destacarte, para que dejes de ser del montón y ser alguien distinto. Dios te llama a un avivamiento, a que despiertes tu vocación cristiana, tu vida de fidelidad y obediencia a Dios, y contagies a los que están cerca tuyo para que te imiten. No seas insensible. No le des la espalda a Dios. Podés elegir vivir rectamente, como Dios espera, manda y te pide.
REFLEXIÓN – Solo los destacados toman decisiones difíciles.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *