23 de Junio – Hogar


Amarás a Jehová tu Dios, de todo tu corazón, de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. Se las repetirás a tus hijos y les hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, al acostarte y cuando te levantes.” Deuteronomio 6:5-7 (NVI)
Hogar
Dios es quien creó el matrimonio y creó también a la familia. Por eso la importancia de la familia es fundamental en el plan de Dios. Su deseo es que la familia cristiana esté bien constituida y que sea el centro de la educación. Es imposible dejarle toda la responsabilidad a la iglesia, a los maestros de la escuela dominical o al líder de jóvenes.
En la actualidad, la televisión o los videojuegos son el centro de atención en la mayoría de los hogares. Se llevó a cabo un estudio que indica que en los últimos 10 años, se redujo un 75% la conversación entre los miembros de la familia. Como principales causas figuran las separaciones o divorcios y la televisión.
Para que en el día de mañana, la sociedad tenga hombres y mujeres de bien, es necesario que desde chicos los hijos sean educados en el temor a Dios.
Amar a Dios no es solo ir a la iglesia el domingo y cumplir con el servicio religioso. Amar a Dios es respetarlo y obedecerlo, es cuidar nuestros actos y pensamientos para no quebrar Sus Leyes. Amar a Dios es educar y enseñar cada día a los hijos a leer y vivir la Biblia.
Es muy difícil que un niño aprenda a amar y a respetar a Dios, si sus padres hablan de todo, menos de Dios. No dejes a Dios afuera de tus conversaciones. Es muy común que digamos una cosa en la iglesia y otra en casa. Vivimos una doble vida haciendo una cosa cuando nos ven los hermanos, y otra cuando no nos ven.
Después los padres se preguntan por qué sus hijos son un desastre. No quieren ver que en parte, esa conducta de tener dos caras, también ayudó para descarrilar la vida de su hijo.
Hoy es un muy buen día para comenzar a cambiar, para leer la Biblia juntos en casa, para orar juntos antes de ir a dormir. Tener un momento devocional familiar es el secreto del éxito.
REFLEXIÓN – Invita a Dios a vivir en tu hogar.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Wuao no tengo palabras para expresar el buen trabajo que ustedes están llevando a cabo