23 de Mayo – Responsable

“Entonces Noemí dijo: Espérate, hija mía, hasta que sepas cómo se resuelve el asunto; porque aquel hombre no descansará hasta que concluya el asunto hoy.” Rut 3:18 (RVR)
Booz fue uno de los personajes que pasan inadvertidos por el lector de la Biblia. Sólo aparece en 3 capítulos del libro de Rut y se menciona nuevamente en la genealogía del Señor Jesús. Sin embargo fue un hombre que tuvo una virtud magnifica, digna de imitarse.
Si Booz se proponía algo, lo terminaba. No hacía nada a medias, no dejaba ningún trabajo sin acabar. Booz era sumamente tenaz. Se fijaba un objetivo y lo cumplía, no quedaba nada librado al azar. Tomaba todos los recaudos para que nada fallara. Y finalmente, conseguía su objetivo, ya que cuando hacía algo, lo hacía rápido y bien.
Noemí hizo este comentario antes del amanecer. Y ese mismo día, Booz juntó a los ancianos y a un pariente cercano en la puerta de la ciudad, y terminó el asunto. No creo que le haya resultado fácil reunir a diez ancianos, hombres respetados en la sociedad, y al pariente más cercano en un mismo lugar. Cada uno tendría sus ocupaciones. Incluso Booz, que estaba terminando de segar su campo y eso requería mucha atención. Sin embargo, ese mismo día al anochecer estuvo todo arreglado.
Me puse a pensar, al leer esto, lo mucho que nos cuesta hoy terminar algo. Comenzamos una actividad en la iglesia, y cuando pasa el entusiasmo inicial, queda la tarea a medio hacer o termina sin repetirse. Empezamos una revista y los primeros números son bárbaros, pero después de unos meses bajamos la calidad, y al cabo de un tiempo más, la abandonamos. Comenzamos a estudiar la Biblia y durante una semana leemos y anotamos lo aprendido, pero luego de unos cuantos días, ya sea por los estudios seculares, el cansancio, la tele, o por atender la casa, planchar y lavar, dejamos de leer con tanto interés. A veces, las excusas que decimos parecen justas, pero son sólo eso, excusas. No creo que frente a Dios nos animemos a explicarle esas razones por las que dejamos de hacer algo.
Somos bastante ciclotímicos. Cambiamos permanentemente de estado de ánimo, y eso se refleja en nuestras acciones. ¿Era Booz un superhombre que lograba sus objetivos porque tenía superpoderes? Definitivamente no. Era una persona normal, como vos y como yo, que se proponía hacer algo y lo terminaba. Sólo porque era responsable.
REFLEXIÓN — La responsabilidad no nace, se hace.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles