24 de Abril – Obra

“Al que ha hecho de nosotros reyes y sacerdotes al servicio de Dios su Padre, ¡a el sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos! Amen.” Apocalipsis 1:6
Obra
En toda exposición, los creativos desean mostrar sus mejores obras. A veces, solo los entendidos pueden disfrutar de la calidad de la misma. En una exposición de cuadros al óleo, yo jamás notaria la diferencia entre un cuadro de Piccaso y el de un niño de 6 años, porque no tengo idea del tema. Pero los que son entendidos en el asunto, es muy sencillo distinguir una de otra. Son expertos en el tema.
Un experto puede comprender el trabajo y el esfuerzo realizado por el autor de la obra, desde el momento que diseña en su mente su trabajo, hasta que lo termina. El David, de Miguel Angel, la estatua de mármol realizada a la perfección con un martillo y un cincel hoy maravilla a la humanidad. Pero solo aquellos que entienden del tema pueden entender el supremo esfuerzo realizado por Miguel Angel desde el momento que le llego el bloque de mármol a su estudio, hasta que termino de moldear la ultima onda del pelo.
Jesucristo en el cielo, también va a presentar su obra maestra. Con enorme satisfacción va a mostrar en el cielo lo que pudo hacer con un trozo de roca como nosotros. Frente a la grandeza, al poder y a la perfección del cielo, tu vida y la mía no valían nada. No teníamos nada de valor para ser considerados en ese reino.
Para colmo de males, nuestro pecado nos excluía de la entrada y nos condenaba a vivir en el infierno. Ese fue el material que Cristo decidió utilizar para construir una comunidad de reyes y sacerdotes para Dios. Utilizo la peor roca que había disponible para formar una estatua digna del cielo.
Por eso, el cielo va a exaltar y glorificar tanto a Jesucristo cuando nos presente. Porque ellos conocen y entienden del costo de la transformación. Saben del esfuerzo, del sacrificio y del dolor del Señor Jesús para hacernos reyes y sacerdotes del cielo.
¡Vamos a ser el motivo de orgullo de Cristo en el cielo! Él desea mostrarte delante de su Padre, como una obra perfecta, sin defecto ni mancha ni arruga. No lo hagas trabajar demasiado para mejorar tu presencia.
REFLEXIÓN – Sos la obra de Cristo, sos su orgullo.

Artículos relacionados

28 de Mayo – Sed

“Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliera: ¡Tengo sed!” Juan 19:28 Sed Jesucristo había estado…