24 de Mayo – Aprender

“Aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia.” Hebreos 5:8 (RVR)
Hay situaciones difíciles de comprender. A nadie le gusta aprender por las malas. Es cierto que las dificultades nos enseñan más que la mejor maestra, y que en tiempos de bonanza nos preocupa menos aprender. Cuando estamos con un problema serio oramos incansablemente por su solución. Pero cuando todo marcha bien, apenas sí lo hacemos. No hace falta, estamos bien.
Pero aunque sabemos esta regla de memoria, hay situaciones que no podemos comprender, como ésta que se relata el el libro de Hebreos. Dice que Jesucristo tuvo que padecer y sufrir en la cruz para aprender obediencia. Él era, es y será siempre perfecto. Ningún error o desliz hubo en su vida. Jamás algo de que retractarse porque siempre hizo todo con gran excelencia. ¿Le hacía falta a Jesús aprender como ser obediente?
Obviamente que no. Jesucristo podría dar cátedra de obediencia puesto que es la perfección absoluta. Pero a pesar de Su perfección, Dios permitió que Él padeciera lo que sufrió para aprender. Y lo que aprendió fue el costo de obedecer. En la perfección del Cielo no había inconvenientes para obedecer. Era una condición normal y habitual, no había contras ni consecuencias negativas por hacer lo correcto.
Pero la realidad de la tierra es bien distinta. Este mundo está dominado por el diablo y sus huestes, y su único objetivo en la vida es desobedecer a Dios y tratar de influir para que los hijos de Dios hagan lo mismo. Por eso es tan difícil obedecer a Dios. Las presiones son muchas para no hacerlo, el contexto aprieta, la carne seduce, lo prohibido llama.
Y en medio de tanto caos, Jesucristo se puso en nuestro lugar, y con un cuerpo ciento por ciento humano soportó las consecuencias de ser obediente a Dios. Teniendo poder para modificar las circunstancias que lo lastimaban, Cristo aprendió con el sufrimiento la obediencia, a aceptar lo que Dios quiere, aún a costa de su muerte y tortura.
Por eso hoy Jesús puede entenderte. No es un Dios que está lejos. Él padeció lo que vos estás sufriendo ahora. Jesucristo sabe lo que duele y lo que cuesta. No es una teoría para Él, es un asunto extremadamente práctico. Y como te entiende, también puede ayudarte. No estás solo sufriendo por Dios. El ser más poderoso del universo sabe lo que estás padeciendo, y está a tu lado para ayudarte.
Él estuvo solo, pero jamás te va a abandonar.
REFLEXIÓN – Jesucristo te entiende.

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

Creo que esta pregunta está ligada al corazón de mucha gente que no conoce a Dios, pero también da vueltas en las cabezas de muchos…

Comentarios de Facebook

La perfecta paz que vence las preocupaciones

En estos días de turbulencia financiera y falta de trabajo, es muy fácil preocuparse. Jesús, nuestro amigo fiel, nos conoce mejor que nadie. Él conoce…

Comentarios de Facebook

Hoy camina con Cristo!

Hoy me gustaría compartir esta verdad contigo: “En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si…

Comentarios de Facebook

10 de Abril – Pone

«Nadie me la quita, sino que yo de mi mismo la pongo. Tengo poder para ponerla y tengo poder para volverla a tomar.» Juan 10:18…

Comentarios de Facebook

Para el único digno de toda gloria!

Desde Octubre del 2021 venimos publicando nuevas canciones que el Señor nos ha regalado. Ha sido toda una experiencia. Te invitamos a seguir acompañándonos en…

Comentarios de Facebook

¿Deberían los cristianos celebrar la Navidad?

La semana pasada recibí esta respuesta a un libro gratis de Reflexiones Navideñas que es regalando: “Quería consultarle, ya que estamos en el tema Navidad,…

Comentarios de Facebook

11 de Mayo – Socorro

“Por haber sufrido El mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados.” Hebreos 2:18 Socorro Hay muchos milagros y problemas que Cristo tuvo,…

Comentarios de Facebook