25 de Diciembre – Navidad


"…porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor." Lucas 2:11
Navidad
Entre los muchos saludos navideños que recibí por mail, Eduardo, un amigo, me mandó estos comentarios, que creo, vale la pena compartirlos. Seguramente, mañana, muchos estarán empachados de tanta comida navideña, y algunos doblados por el exceso de alcohol. Seguramente, varios habrán ido de urgencia a algún hospital, para curarse por el mal uso de pirotecnia con quemaduras o lastimaduras en ojos. Las fiestas siempre dejan enfermos en su tendal.
Me compartía Eduardo:
Me enferma ese viejo cuya ridícula vestidura, y ridícula risa, y ridículo todo, reemplace a Jesús.
Me enferma que en lugar de Noche de Paz se cante Jingle Bells… u otro de los tantos villancicos fantasiosos que no reflejan la realidad de la Navidad.
Me enferman los pesebres donde las figuras más grandes son las de María, José, los animales, los tres (¿fueron tres?) magos, los pastores, y muchos etc.
Me enferma que se diga tanto FELIZ NAVIDAD, cuando lo que muchos están viviendo es una INFELIZ REALIDAD.
Me enferma que se coma y se tome tanto cuando las panzas y los espíritus de millones están vacíos, o lo que es más patético, cuando las panzas están llenas y los espíritus vacíos.
Me enferma que todos seamos más buenos estos días y tan malos el resto del año.
Me enferma que gastemos tanto dinero en esta época en pavadas y no demos en la misma proporción a los que tanto necesitan.
Me enferma que nos regalemos cosas y no le demos al cumpleañero el regalo de nuestra fidelidad.
O sea, me siento en terapia intensiva.
¡Señor, saname!
Que esta navidad, puedas vivirla diferente. Que Dios te ayude a descubrir nuevamente que la Gracia de la Navidad, es celebrar el nacimiento glorioso del Hijo de Dios. El Dios hecho Hombre, que nació para morir por vos y por mi. ¡Glorioso día que comenzó la milagrosa encarnación de Dios en la tierra! Jesús nació, la Navidad llegó. NO es comida, no es regalos, es celebrar el milagro de Dios.
No te sigas enfermando con las costumbres de los que te rodean. Jesucristo te invita hoy a disfrutar y a celebrar una verdadera Navidad. 
REFLEXIÓN - Festejá con Jesús y por Jesús.

Related Articles