25 de Enero – Propina


“Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes.” Lucas 6:31 (NVI)
Propina
Leí esta historia en internet y una vez más mi alma se sensibilizó y me sedujo para compartirla. Podría haber escrito varias moralejas para esta, pero me quedo con la del final. Refleja con claridad por qué el mismo Señor Jesucristo nos insta a ser como niños para entrar en el Reino de los Cielos.
Siempre recuerda aquellos a quienes sirves. En los días en que un helado costaba mucho menos, un
niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó en una mesa. La mesera puso un vaso de agua en frente de él.
¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con cacahuates? preguntó el niño.
Cincuenta centavos, respondió la mesera.
El niño sacó su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas.
¿Cuánto cuesta un helado solo? volvió a preguntar.
Algunas personas estaban esperando por una mesa y la mesera ya estaba un poco impaciente.
Treinta y cinco centavos, dijo ella bruscamente.
El niño volvió a contar las monedas. Quiero el helado solo, dijo.
La mesera le trajo el helado, puso la cuenta en la mesa y se fue.
El niño terminó el helado, pagó en la caja y se fue. Cuando la mesera volvió a limpiar la mesa le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco centavos… su propina.
Jamás juzgues a alguien antes de tiempo.
¡Con qué facilidad prejuzgamos a otros! Y lo que es más grave, actuamos en consecuencia sobre un prejuicio generalmente equivocado. Juzgamos anticipadamente y nos manejamos con supuestos. La consecuencia lógica es un error. Y lo terrible es que a medida que crecemos, nuestra capacidad para prejuzgar crece exponencialmente. Matamos la inocencia del niño que una vez fuimos, para convertirnos en jóvenes o adultos sospechosos y sospechados.
Miramos con recelo y desconfianza, nos molesta el entorno, nos creemos jueces de los demás con la autoridad para señalar con nuestro índice las actitudes de otros. Y no nos damos cuenta, que Dios nos pone generalmente a un niño en frente que nos deja su mejor propina. Tal vez para vos no sea mucho, pero para él es todo lo que tiene. No tenés siempre la verdad.
REFLEXIÓN – ¿Cómo querés que te traten?

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *