3 de Septiembre – Decisión

“Después de haber dicho estas cosas, fue elevado mientras ellos miraban, y una nube le recibió y le oculto de sus ojos.” Hechos 1:9
Decisión
La situación era por demás triste. En el monte había un grupo de personas mirando al cielo. Era la despedida del Gran Maestro. Había estado con ellos durante cuarenta días después de resucitado, pero había llegado el momento de decir adios.
Despues de tres años de ministerio publico y de tratar de educar a este grupo de hombres y mujeres, Jesucristo cerraba una etapa. Y dejaba encargado de llevar el mensaje de Dios a los mismos hombres que despues de su muerte, decidieron volver a pescar. ¡Era un proyecto demasiado grande para dejarlo en manos de seres tan inestables!
Pero Jesucristo no tenía plan B. Estuvo cuarenta dias educando y alentando a sus discipulos para que hicieran su trabajo y ahora se estaba despidiendo. Asi que los bendijo y subio al cielo. Una nube lo cubio y no lo vieron mas.
Ahí quedaron esos hombres mirando para arriba. Ya estaba hecho. No habia vuelta atrás. Ahora tenian que decidir que iban a hacer. Habia miedo y dudas en sus corazones. Ya no estaba Jesús para indicarle que hacer o cuando hacerlo. Ahora dependian de ellos mismos.
Lo sorprendente es que el mismo grupo de hombres miedosos que dejaron solo a Jesucristo en el huerto de Getsemaní, son los mismos que despues de esto, salen a la ciudad a predicar de su Muerte y de su Resurrección. Tan convencidos estaban que en poco tiempo, ellos cambiaron el mundo. Y el evangelio de Cristo llego a todos los lugares entonces conocidos.
La eleccion de Cristo habia sido correcta, la decisión de esos hombres tambien. El resultado era visible. Todos conocian del mensaje de salvacion.
Casi 2000 años más tarde, Moody dijo: Dame diez hombres que estén dispuestos a vivir enteramente para Dios y cambiaremos el mundo. La iglesia estaba viviendo un momento de apatia e indiferencia. Se asistia a los cultos, pero nada mas. Habia muchos cristianos que solo tenian el nombre, pero que no impactaban a la sociedad donde vivian. Hombres y mujeres que eran mediocres, grises y predecibles.
Hoy el pedido de Moody, sigue vigente pero vacio. El cristianismo sigue dormido y no tiene ganas de despertarse. Pero hoy podemos cambiar, hoy tenemos que cambiar.
REFLEXIÓN – ¿Sos uno de esos diez?

Related Articles