30 de Noviembre – Confortar

“Jehová confortará mi alma y me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre” Salmo 23:3
Confortar
Según el diccionario confortar significa: Dar vigor, espíritu y fuerza. Animar, alentar, consolar al afligido.
Hoy es difícil encontrar confort para el alma. Se hacen super hoteles lujosos y edificios cada vez más sofisticados. Hoy tienes al alcance de la mano todas las alternativas para tener una vida confortable y agradable. Lavarropas automáticos, microondas, sillones cómodos, televisores plasma, MP3, DVD, teléfonos celulares, comida por delivery, amplias camas, almohadas especiales para descansar el cuello, aire acondicionado, autopistas y autos veloces, oficinas de última generación. El ser humano en el siglo XXI consiguió optimizar su confort.
Pero su alma sigue vacía. No hay manera de dejarla cómoda con estos medios. El dinero no puede comprar un sillón para el corazón triste, ni diversión para el alma solitaria. Por eso no es tan sencillo confortar el alma. No es tan simple cambiar la tristeza por alegría.
David es sin dudas, un escritor que sabía muy bien lo que escribía. No era alguien que hablaba por boca de ganso. Cada cosa que él escribía era de su propia vivencia. No era algo que le habían contado, era algo que había vivido. Y en su larga vida, desde que era pastor de ovejas hasta que murió siendo el rey de Israel, muchas veces tuvo que atravesar situaciones conflictivas.
Un hombre que aunque tuvo muchos día de gloria, también tuvo muchos días de oscuridad. Noches de angustia, días de tristeza, preguntas sin respuestas, días tristes, de soledad, y sabiendo todo eso, habiendo vivido experiencia tan conflictivas, David puede escribir el secreto para darle confort al alma.
Dios conforta tu alma. Dios es quien le da vigor a tu vida, quien te da fuerzas, quien te alienta y anima. El que consuela tu corazón triste. David sabía que por sobre las circunstancias difíciles que le tocara vivir, Dios siempre es el confort para el alma. No es quien te da lo que vos crees que necesitás, en el momento que vos crees que te hace falta. Pero es quien te puede dar paz al corazón atribulado.
Para tu día triste, David te recuerda: Busca en Dios el ánimo que te hace falta. Él sabe porque te conoce. Y está dispuesto a darte todo su amor, fuerza y aliento para que no bajes los brazos.
REFLEXIÓN – Dios es el confort para tu alma.

Artículos relacionados