31 de Agosto – Aceptable

“Sean aceptables a tus ojos mis palabras y mis pensamientos, oh Señor, refugio y libertador mío.” Salmos 19:14
Aceptable
Aceptable es algo que cae bien, algo que agrada, algo sabroso, algo que tiene buen gusto. Es también un tema de costumbres y de culturas. Un eructo después de la comida, para los palestinos es un signo de haber disfrutado la comida. Pero para occidente es una falta de respeto.
Cada cual tiene su propia escala de valores para decidir que cosas son aceptables y que cosas no. Para un adolescente, pasarse toda la tarde tirado en un sillón haciendo nada es algo muy aceptable, pero para su madre, es algo que la saca de sus casillas. Un ejecutivo encuentra muy aceptable quedarse hasta altas horas de la noche trabajando para lograr un asenso, pero para un joven cadete irse a jugar a la pelota después del trabajo es mucho más agradable.
Tal vez sea por eso, que David decide poner las cosas en su justa medida. Es imposible agradar a todos todo el tiempo. Siempre alguien va a quedar insatisfecho con lo que hagamos o digamos. Porque cada cual tiene su propia escala de valores para lo que es aceptable.
Pero todas esas discusiones carecen de valor cuando el parámetro lo pone Dios, porque nuestros argumentos se desarman. David sabía esto. Porque Dios es totalmente justo y equitativo. Jamás se va a dejar influenciar. Y no tiene preferencias.
Dios es el único que tiene la justa medida para cada valor. Y tiene la claridad de juzgar con precisión lo correcto y lo incorrecto. Lo que es agradable y lo que deja de serlo.
Y David estaba deseando que Dios encuentre tanto sus palabras, como sus pensamientos totalmente aceptables. Se esforzaba por hablar y por pensar de tal manera que Dios este satisfecho con lo que decía.
Porque los ojos de Dios lo ven todo, incluso lo que estas pensando ahora, hasta eso que no te atreves a contarle a tus amigos porque es demasiado sucio. Dios lo sabe todo y también lo juzga.
Él tiene presente cada instante de nuestra corta vida y esta esperando que imitemos a David. Que tratemos hablar y pensar de una manera que no lo ofendamos, que aunque no sea como la moda marca, que aunque no usemos las palabrotas que todos usan, nuestro vocabulario y nuestros pensamientos sean santos.
REFLEXIÓN – ¿Dios te acepta?

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles