7 de Abril – Cambio

«Entonces les soltó a Barrabás; pero a Jesús lo mandó azotar, y lo entregó para que lo crucificaran.» Mateo 27:26
Cambio
Los acontecimientos de aquella Pascua fueron únicos e irrepetibles. Nadie podrá olvidar lo que sucedió esos días. Sin importar cual sea la conciencia religiosa de las personas, nadie está exento de conocer los acontecimientos terribles de esos días oscuros.
Mel Gilsbon ya expuso en la pantalla grande del cine, los padecimientos de Cristo antes y durante su crucifixión, y estremece ver La Pasión de Cristo por la crudeza de sus imágenes. En medio de tanta saña y odio, aparece esta escena. Pilatos tenía que decidir a quien soltar como regalo de la Pascua y para forzar a que el pueblo elija a Jesús, los hace decidir entre él y un preso ladrón, asesino y subversivo. Cualquiera en su sano juicio, hubiera elegido a Cristo, pero ese día, las personas escogieron a Barrabás.
¡Gracias a Dios que eligieron mal! Ese era el plan de Dios, porque gracias a esa mala elección, Cristo subió a la cruz para ocupar mi lugar y tu lugar. No fue coincidencia, ni mala suerte, no fue casualidad. Jesucristo eligió que las cosas fueran así, para poder cambiar lugares. Y de la misma manera que le cambio el lugar en la cruz a Barrabás, hizo lo mismo por vos y por mi.
Esto es la pascua. Un cambio de chivo expiatorio. Es aplicar el castigo de la justicia divina a otra persona, en lugar de aplicarla al verdadero culpable. Todos coinciden que Jesucristo no merecía estar allí y que fue totalmente injusto su juicio y castigo. Humanamente hablando fue la peor injusticia de la historia de la humanidad.
Pero en los ojos de Dios, fue la única justicia posible conciliar el pecado tuyo y mío con la santidad perfecta del Cielo. La injusticia de la cruz, generó la justicia de Dios para los hombres. El cambio de Jesús por Barrabás, se amplió hasta alcanzarte a vos, y darte la posibilidad de evitar el castigo divino.
Hoy que todos están descansando por el feriado largo, y que muchos salieron de mini vacaciones por los días no laborables, Dios te llama a que recuerdes su máxima muestra de amor para vos. El cambio de la cruz para darte justificación.
¡Glorioso amor de Dios, demostrado en esa cruz, que hace justo lo injusto!
REFLEXIÓN – Jesús, es tu mejor cambio.

Related Articles