8 de Enero – Espíritu


“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2ª Timoteo 1:7 (RVR)
Espíritu
Pablo le escribe a Timoteo que estaba en la iglesia en Efeso y comienza con este texto de aliento. No era fácil la tarea de Timoteo. Debía trabajar en una congregación grande, y exhortar a personas de mayor edad que él. Antes a los jóvenes se los consideraba inútiles. Incluso, se proponía que los pastores de las iglesias sean mayores de 60 años. Contra esa tendencia, Pablo alienta a Timoteo a cumplir su ministerio y nos ofrece estas 4 cosas que Dios está dispuesto a darnos:
Valentía: El cristiano no es cobarde, no tiene miedo de nada ni de nadie. Dijo Jesucristo que Él es mayor que el que está en el mundo, y nada nos puede separar de su amor. Si actuamos con la verdad, no hay nada que temer. Ser valiente no significa pasar por sobre el otro, ni maltratarlo, sino defender la Verdad de la Biblia, en cada circunstancia. No siempre decir la verdad es fácil, pero debemos hacerlo.
Poder: Es la fuerza de Dios, porque para Él no hay nada imposible. El cristiano tiene ese poder. La capacidad de superar las dificultades más grandes, porque Dios está con nosotros. El poder de Dios puede hacernos soportar el dolor más denso. Los problemas en la iglesia son difíciles, pero nada es pesado para Dios.
Amor: Es la cualidad de Dios que se proyecta en nosotros. Debemos amar como Dios ama. Sin condiciones, sin discriminación, sin rencor, sin interés. Tenemos esa capacidad. Es fruto del Espíritu, pero debemos practicarla. Frente a las dificultades en la iglesia, debemos poner amor. Es muy difícil convivir con tantas personas distintas, sin que haya peleas o pleitos. Sólo aquel que actúa con el amor de Dios evita los inconvenientes.
Dominio propio: O autocontrol. Es la cualidad del equilibrio. Alguien lo definió como la capacidad de mantener el ánimo a pesar de las circunstancias. Es muy fácil enojarse, hay momentos en los que se pierde la paciencia. El trabajo en la iglesia tiene sus roces. Pero Pablo le recuerda a Timoteo que él tiene esta capacidad, estar por sobre los problemas.
Hay mucho para hacer, y Dios quiere usarte.
REFLEXIÓN — Ninguna tarea es más grande que Dios, y Él está de nuestro lado.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *