8 de Octubre – Proceso


Él, mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan.” Marcos 8:24 (RVR)
Proceso
Puede ser que me equivoqué pero creo que este es el único milagro de Jesucristo registrado en la Biblia que queda como incompleto. Había un hombre ciego que se acerca al Señor Jesús para suplicarle por un milagro. Quería ver. Los Evangelios registran muchos casos de ciegos que recibieron la vista. En el ranking de milagros los ciegos y los leprosos son los que más se registran. El final, siempre feliz, muestra al ex ciego agradeciendo y volviendo a su casa.
Pero en este caso particular, parece que hubo un error. El ciego pide un milagro, Jesucristo se lo concede, pero algo falla. La cura no fue completa, podía ver pero veía mal. Tal vez un médico podría explicar la razón de ver a los hombres como árboles andando. Pero para mí, el punto es otro. Por un segundo, me imaginé en la piel de ese hombre.
Había escuchado durante meses sobre los milagros increíbles de Jesucristo. Las noticias se acumulaban y los milagros se comprobaban. Así que decidió ir a buscar el suyo. No sabemos desde dónde vino, ni cuánto tiempo tardó en llegar hasta Jesucristo. No habrá sido fácil llegar hasta el Maestro que estaba siempre rodeado de una multitud.
Y cuando finalmente tiene su oportunidad, no la desperdicia y aguarda el milagro. Pero algo falla. Le habían dicho que Cristo curaba todo instantáneamente, pero con él algo no funcionó. ¿Por qué justo a él? ¿Por qué se quedó sin fuerza divina justo en su milagro? La Biblia no dice nada, pero yo en su lugar hubiera sentido mucha frustración y enojo. Un solo pedido y me lo cumplen a medias. Duele.
¿No podía Jesucristo hacerla bien de entrada? Claro que sí, entonces, ¿por qué hizo lo que hizo? No hay maldad ni sarcasmo en Cristo, jamás haría nada para dañar a nadie. Mucho menos para burlarse. La explicación es que no todo es instantáneo con Dios.  A veces Cristo se toma su tiempo para mejorarte. Es parte del proceso de capacitación y mejora continua. Tal vez hoy estás reclamando un milagro y te llegó a medias. No es que Dios te ama menos, o que estaba algo distraído. Él tiene un plan perfecto de mejora para tu vida y tal vez entienda que te hace falta ejercitar la paciencia. No es divertido, pero al final, Dios siempre responde.
REFLEXIÓN – Paciencia, estás en el proceso.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. 8:24 El, mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan.
    8:25 Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos.
    8:26 Y lo envió a su casa, diciendo: No entres en la aldea, ni lo digas a nadie en la aldea.
    NOTA: El SEÑOR JESUCRISTO si le hizo el milagro completo a este varon mas en la misma fe de este hombre y su paciencia persevero a la segunda imposicion de manos, cierto nuestro SEÑOR esta atento de como reaccionamos ante las constante pruebas y reconozco que he fallado en el proceso de renovacion de mi ser, hago oracion al PADRE para que me sane y restaure las areas en la que he pecado contra su SANTO ESPIRITU, gracias a JESUCRISTO por su gracia y su amor, amen.