8 de Septiembre – Defensor


“El defensor de ellos es el Fuerte (Jehová de los ejércitos es Su Nombre).” Jeremías 50:34 (NVI)
Defensor
Cuando alguien está preso se siente indefenso. No hay garantías ni seguridad ya que la cárcel es un lugar donde solo resisten los fuertes y acomodados. El preso tiene el futuro incierto, triste y peligroso. Sabe que perdió su libertad y es difícil que la recupere. La cárcel oprime, reduce, destruye.
Los israelitas estaban así. Habían sido deportados a otro país y corrían riesgo de ser muertos o usados como esclavos. No había garantías constitucionales, ni derechos humanos. Eran solo un grupo de personas desechables, sin derechos, sin esperanza. Estaban condenados y sin solución.
Lo peor es que ellos sabían que estaban en esa situación porque habían sido infieles con Dios. Lo habían cambiado por otros falsos dioses, habían servido a otros señores, y se habían olvidado de Dios. Habían actuado como mejor les parecía, pero no como Dios quería.
Ahora se encontraban desanimados y preocupados. No tenían ningún abogado defensor, ningún amigo en las altas esferas del palacio para que los defienda. Se sentían desvalidos.
En medio de una situación tan caótica y deprimente, Jeremías tiene estas palabras de aliento. Palabras de amor, que pueden curar heridas.
Jehová es tu defensor. El fuerte está de tu lado y te cuida. No hay mayor seguridad que esta. Dios no te recrimina por tus errores ni te discrimina por tus pecados. Siempre se queda a tu lado porque te ama.
Dice Pablo que aunque nosotros seamos infieles, Dios permanece fiel. Dios no puede negarse a sí mismo. A pesar de que le fallamos, Dios nos sigue amando.
Él es tu fuerte defensor. Cuando te sientas triste o angustiado, cuando tu carga sea muy pesada y te sientas solo, cuando el fracaso golpea tu puerta, cuando estás desanimado y sin esperanza, cuando nada te motiva, cuando todo te da lo mismo, cuando te sentís agredido, acordate que Dios es tu fuerte defensor.
Nadie es más poderoso que Él. Tiene la eternidad en su mano y está de tu lado. No te desanimes. Por más grave que sea tu problema, por más oscuro que se presente el futuro, por más triste que sea tu actualidad, Dios es tu fuerte defensor. Él siempre está cerca. Ninguna situación puede alejarte del amor de Dios, siempre está a tu disposición.
REFLEXIÓN – Ante el fiscal de la tristeza, Dios es tu Defensor.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *