28 de Diciembre – Año

“He aquí, Dios es exaltado, y no le conocemos; el número de sus años es inescrutable.” Job 36:26
Año
Llega fin de año y nos preparamos para las fiestas. Ya se percibe en las oficinas el ambiente festivo. Hay brindis y festejos, el ambiente está más relajado, hay sensación de fiesta. Todos están esperando el fin de año, como si cambiar de hoja del calendario cambiara algo. Las personas alimentan la fantasía que el nuevo año va a ser mejor que el que se acaba. Y por eso se espera con ansiedad su llegada.
Parece que si se cambia el calendario agotado por uno flamante y nuevo, eso nos dará algo de sorpresa, felicidad, alegría o respiro. Existe como un sentimiento de anhelo por el cambio de año, como si eso fuera a modificar en algo la situación que estamos viviendo. Lamentablemente, el 2 de enero vamos a estar casi igual que ahora y nada se habrá modificado sustancialmente.
Pensamos que cambiar de hoja del calendario, entierra los problemas del 2007 y nos abre la esperanza de un 2008 inmaculado, sin darnos cuenta que nada va a cambiar. A pesar de eso, hay gran expectativa por el año nuevo. Soñamos que sea mejor, deseamos que haya más felicidad, esperamos cambios. Vivimos limitados por el reloj y el calendario.
Pero para Dios no hay fin de año. No se acaba la temporada. Dios tiene un continuo presente, Él es siempre igual. Es maravilloso pensar que Dios no altera su forma de actuar, ni sus sentimientos al compás de un calendario gregoriano. Es glorioso pensar que Dios, es siempre igual.
No cambia su amor por fin de año, no se agota su misericor día al cambiar de día, no se acaba su perdón por terminar el año. La Gracia de Dios es permanente, porque Dios es permanente. El Amor de Dios es siempre presente, porque Dios vive un eterno presente. No es algo del pasado, ni una esperanza del futuro. Dios es hoy.
La eternidad de Dios se manifiesta en tu presente. Toda la Gloria y la Magnificencia de Dios, se demuestra hoy en tu vida. No hace falta esperar al 31 para ver algo asombroso, no es necesario fantasear que el año nuevo va a traer alguna sorpresa deseada.
El presente que Dios te ofrece, no envejece con los años. El Eterno Dios, es tu presente. Disfrutalo.
REFLEXIÓN – Dios es siempre igual, cada día.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles