9 de Marzo – Honra

“Fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.” 1 Corintios 6:20
Honra
El derecho de propiedad se fue perfeccionando con el paso del tiempo. El concepto de propiedad privada es muy fuerte hoy en día y a nadie se le ocurre, si tiene su pensamiento dentro de la ley, la posibilidad de invadir propiedad ajena.
Es por todos aceptado que quien toma la propiedad de otro, es un delincuente. Y hoy estamos acostumbrados a los robos de todo tipo, a la usurpación de viviendas desocupadas, a sacar lo que es de otro. Hoy es común que alguno rompa este principio de propiedad privada y saque provecho propio.
Pensá por un minuto cual es el objeto que más querés en la vida, ese que cuidas con el mayor espero, eso que proteges con dedicacion, ese objeto del cual vos podes disponer y hacer lo que quieras porque es tuyo. Pensa en la sensacion agradable de usarlo y mostrarlo, de disfrutarlo y quererlo. Y pensa en un segundo que alguien viene y te lo saca a la fuerza.
Es una sensacion terrible de vacio, de impotencia, de dolor, cuando alguien se robo lo que es tuyo. Algo que vos habias comprado y que te pertenecia, y te dejaron sin lo que era tuyo. Es una injusticia y te pone muy mal.
Quizas algo parecido es lo que siente Dios, cada vez que vos pecas.
Cuando pediste perdon y te arrepentiste por tus pecados, estuviste dispuesto a recibir el regalo de Dios, y aceptaste el precio que Cristo pago por tus pecados en la cruz. En ese momento Dios compro tu vida, a un precio altisimo: la muerte de Cristo. En consecuencia, ahora sos de Él. Dios es tu dueño, porque te compro.
Y Él espera que lo honremos con nuestro cuerpo. En las cosas que hacemos, en los gestos que mostramos, en la ropa que usamos, en las palabras que decimos, en los asuntos que pensamos. Y cada vez que no lo hacemos, cada vez que pecamos, es como si le robaramos a Dios esa porcion de la vida que le pertenece.
Es tiempo de entender bien como son las cosas, tu cuerpo es de Dios, y Él es quien pone las reglas. Aprendamos a disfrutar de los beneficios de ser propiedad de Dios. No seas un delincuente espiritual, honra a Dios.
REFLEXIÓN – No te robés a vos mismo. No le robes a Dios.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles