Cómo afrontar las aflicciones según la Palabra de Dios

No hay palabras que nos puedan hacer reflexionar mejor que la Palabra de Dios. Por eso en esta ocasión quiero compartir contigo estas porciones de las Escrituras:

Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. Pues Dios conoció a los suyos de antemano y los eligió para que llegaran a ser como su Hijo, a fin de que su Hijo fuera el hijo mayor entre muchos hermanos. Después de haberlos elegido, Dios los llamó para que se acercaran a él; y una vez que los llamó, los puso en la relación correcta con él; y luego de ponerlos en la relación correcta con él, les dio su gloria.

¿Qué podemos decir acerca de cosas tan maravillosas como estas? Si Dios está a favor de nosotros, ¿Quién podrá ponerse en nuestra contra? Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás? ¿Quién se atreve a acusarnos a nosotros, a quienes Dios ha elegido para sí? Nadie, porque Dios mismo nos puso en la relación correcta con él.  Entonces, ¿Quién nos condenará? Nadie, porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros.

 ¿Acaso hay algo que pueda separarnos del amor de Cristo? ¿Será que él ya no nos ama si tenemos problemas o aflicciones, si somos perseguidos o pasamos hambre o estamos en la miseria o en peligro o bajo amenaza de muerte? (Como dicen las Escrituras: «Por tu causa nos matan cada día; nos tratan como a ovejas en el matadero»). Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó.

Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor.« Romanos 8:28-39 (NTV)

Jesús dijo:

“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. EN ESTE MUNDO AFRONTARAN AFLICCIONES, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo. Juan 16:33 (NVI)

Y si las aflicciones que estás afrontando son consecuencia de tus malas decisiones mira lo que dice en Nehemías 9.17-18 (TLA):

“Se olvidaron de los milagros que tú hiciste en su favor.
Fueron desobedientes y nombraron a un jefe para que los llevara a Egipto, de vuelta a la esclavitud.
Luego hicieron un toro de metal y dijeron que ése era su dios, el dios que los sacó de Egipto.
Pero tú no los abandonaste, pues eres tierno y compasivo, y SIEMPRE ESTAS DISPUESTO A PERDONAR.
No te enojas con facilidad, y es tanto tu amor que en ti se puede confiar.

Así que hoy recuerda que el Señor siempre está dispuesto a perdonarte, como lo hizo en el pasado, también hoy está esperando que vuelvas a él con corazón arrepentido!

“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé. Me buscarán y me encontrarán, CUANDO ME BUSQUEN DE TODO CORAZON. Jeremías 29.11-13 (NVI)

Hoy no olvides que Dios te ama y que no existe nada que nos pueda separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *