El poder de la oración y la fe en Dios

En la vida, enfrentamos innumerables desafíos y batallas que pueden agotar nuestras fuerzas y poner a prueba nuestra fe. Es en esos momentos de angustia y necesidad, cuando tenemos que recordar que el Señor está atento a cada uno de tus clamores! A través de las historias y testimonios poderosos de personas de la Biblia somos testigos de cómo la oración y la confianza en Dios pueden conducir a la liberación, la sabiduría y la victoria.

El Señor te habla a ti, y dice:

me invocará, y yo le responderé; estaré con él en momentos de angustia; lo libraré y lo llenaré de honores.” Salmos 91.15 (NVI)

Dios siempre escucha el clamor de Sus hijos:

“Jabes invocó al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor! Y Dios le concedió lo que pidió.” 1 Crónicas 4:10 (LBLA)

Dios le dijo un día al rey Salomón:

“Pide lo que quieras que yo te dé. Entonces Salomón dijo a Dios: Tú has mostrado gran misericordia con mi padre David, y me has hecho rey en su lugar. Dame ahora sabiduría y conocimiento, para que pueda salir y entrar delante de este pueblo; porque, ¿Quién podrá juzgar a este pueblo tuyo tan grande?» 2 Crónicas 1:7,8,10 (LBLA)

«Dios dio a Salomón sabiduría, gran discernimiento y amplitud de corazón como la arena que está a la orilla del mar.” 1 Reyes 4.29 (LBLA)

Otro guerrero de Dios, Asa:

“decidió enfrentarse a Zérah y a su ejército, y colocó a sus hombres en posición para la batalla en el valle de Sefata, que está muy cerca de Maresá. Luego oró a Dios, diciendo: «Dios nuestro, nos hemos atrevido a pelear contra este ejército tan grande, porque confiamos en ti y queremos honrarte. No hay nadie como tú para ayudar al débil y liberarlo del poderoso. Por eso te rogamos que nos ayudes. ¡Tú eres nuestro Dios! ¡Sabemos que nadie te puede vencer!» Y efectivamente, Dios y su ejército acabaron con los etíopes.” 2 Crónicas 14:11,12 (TLA)

¿Le estás entregando tus batallas a Dios? ¿Le estás pidiendo lo que necesitas en oración? Dios siempre escucha, y responderá cuando Él lo disponga, ¡no bajes los brazos!

Por eso decía el salmista:

“A ti, oh Dios de Sión, te pertenece la alabanza. A ti se te deben cumplir los votos, porque escuchas la oración. ¡Dichoso aquel a quien tú escoges, al que atraes a ti para que viva en tus atrios! Saciémonos de los bienes de tu casa, de los dones de tu santo templo.
Tú, oh Dios y Salvador nuestro, nos respondes con imponentes obras de justicia;
tú eres la esperanza de los confines de la tierra y de los más lejanos mares. Salmos 65: 1-2,4-5 (NVI)

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

Creo que esta pregunta está ligada al corazón de mucha gente que no conoce a Dios, pero también da vueltas en las cabezas de muchos…

Comentarios de Facebook

No hay nadie como tu Dios para ayudar al débil y liberarlo del poderoso

Dice la Biblia que cuando Asa fue puesto como rey en Judá, “hizo lo que era bueno y agradable ante el SEÑOR su Dios. Se…

Comentarios de Facebook

Para el único digno de toda gloria!

Desde Octubre del 2021 venimos publicando nuevas canciones que el Señor nos ha regalado. Ha sido toda una experiencia. Te invitamos a seguir acompañándonos en…

Comentarios de Facebook

14 de Junio – Jabes

“Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: Por cuanto lo di a luz con dolor. Invocó Jabes al…

Comentarios de Facebook

22 de Octubre – Multitud

“Allí Asa invocó al Señor su Dios y le dijo: Señor, solo tu puedes ayudar al débil y al poderoso. Ayúdanos Señor y Dios nuestro,…

Comentarios de Facebook

Decide engrandecer a Dios en medio de tus dificultades

«¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que…

Comentarios de Facebook

Hoy camina con Cristo!

Hoy me gustaría compartir esta verdad contigo: “En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si…

Comentarios de Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *