Eres el que sigue…

Una vez Jesús pasó por un lugar llamado Betesda, y allí había una especie de “piscina. Allí se encontraban muchos enfermos acostados en el suelo: ciegos, cojos y paralíticos. Entre ellos había un hombre que desde hacía treinta y ocho años estaba enfermo.
Cuando Jesús lo vio allí acostado, y se enteró de cuánto tenía de estar enfermo, le preguntó:
¿Quieres que Dios te sane?
El enfermo contestó: Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando el agua se remueve. Cada vez que trato de meterme, alguien lo hace primero”. (Juan 5.1-7 BLS)
Yo creo que este hombre pensaba que ya estaba condenado, que nunca iba a lograr llegar a la piscina. Este hombre pensaba que su destino ya estaba determinado, pero entonces “Jesús le dijo: Levántate, alza tu camilla y camina.
En ese momento el hombre quedó sano, alzó su camilla y comenzó a caminar”. (Juan 5.18-9 BLS)
Lo que este hombre no sabía era que Jesús pasaba por allí. Él pensaba que para ser sano tenía que llegar a la piscina, lo que no sabía era que Jesús se iba a parar delante de él y decirle: “Tú eres el que sigue para ser sano”.
Y el día de hoy te digo: tú eres el que sigue! Jesús está aquí ahora y él te pregunta qué es lo que quieres. Respóndele. Dile lo que necesitas, porque él está aquí mientras lees esto.
No mires lo que estás viviendo, enfócate en Jesús, Él está frente a ti preguntándote qué deseas que él haga por ti.
No hay imposibles para Dios, y al que cree, todo le es posible. Si piensas que no estás capacitado para la obra que tienes en tu corazón, no te preocupes, pues Dios no llama a los que ya saben, el capacita a los llamados.
Y tú has sido llamado a ser luz y mostrar el amor de Jesús en la tierra. No te preocupes de cómo Dios va a cumplir tus sueños, ése es Su problema, a ti te toca amarle, serle fiel y obedecerle. Él se ocupará de lo demás.
Así que, pon tus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ti. (1 Pedro 5.7)

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hoy me has hablado Dios. Y esas mismas palabras de que Dios escoge a los QUE NO SABEN, las predicado anoche domingo en mi iglesia. Amén. Dios le bendiga

  2. Siento como si el mismo Dios me habla, más no tengo inspiración. Le agradezco a Dios primeramente y luego a usted por dejarse usar por Dios.