Respuesta de Dios para cuando no sabemos qué hacer

¿Qué hacer cuando no sabemos qué hacer?

En 2 Crónicas podemos ver un episodio donde un rey debe enfrentarse a un problema muy grande No faltó quien le diera aviso a Josafat y le dijera: «Del otro lado del mar, y de Siria, viene a atacarte un gran ejército. 2 Crónicas 20.2 (RVC)
Este rey nos deja un gran ejemplo de lo que debemos hacer cuando nos enfrentamos a una situación a la que no sabemos cómo responder:
1. Busca la ayuda de Dios. “Lleno de miedo, Josafat se dispuso a consultar al Señor, y ordenó que todos en Judá ayunaran.” 2 Crónicas 20.3
2. Recuerda lo que Dios ha hecho: dijo: «Señor y Dios de nuestros padres, tú eres Dios en los cielos, y dominas sobre todos los reinos de las naciones; en tus manos están la fuerza y el poder. ¡No hay quien pueda oponerse a ti! Tú, Dios nuestro, expulsaste de la presencia de tu pueblo Israel a los habitantes de esta tierra, y se la diste para siempre a los descendientes de Abrahán, tu amigo. 2 Crónicas 20.6-7
Te recomiendo que hagas una lista con las oraciones que Dios ya te ha respondido y las bendiciones que te ha dado.
3. Reconoce que no puedes sin Dios. Resiste la autosuficiencia. Se consciente que la lucha es de Dios.
¡Dios nuestro! ¿acaso no los vas a juzgar? Nosotros no tenemos la fuerza suficiente para enfrentar a ese gran ejército que viene a atacarnos. ¡No sabemos qué hacer, y por eso volvemos a ti nuestra mirada!» 2 Crónicas 20.12
El Señor les dice: “No tengan miedo ni se amedrenten al ver esta gran multitud, porque esta batalla no la libran ustedes, sino Dios. 2 Crónicas 20.15
4. Recurre a alguien maduro espiritualmente y entendido en las Escrituras: “Allí estaba también Jahaziel, levita de los hijos de Asaf y descendiente en línea directa de Zacarías, Benaías, Yeguiel, Matanías. En el curso de la reunión, el espíritu del Señor vino sobre él 2 Crónicas 20.14
Si leemos toda la historia nos daremos cuenta que no solamente escucharon lo que Jahaziel dijo de parte de Dios sino que también le obedecieron.
5. Alaba a Dios por la victoria.Se dirigieron al templo del Señor en Jerusalén, entre el sonido de salterios, arpas y trompetas, y cuando todos los reinos de aquella región supieron que el Señor había peleado contra los enemigos de Israel, cayó sobre ellos el pavor de Dios. Así el reinado de Josafat tuvo paz, porque su Dios le dio paz por todas partes. 2 Cr 20.28-30

Del mismo modo, el Señor te dará la respuesta cuando lo busques de todo corazón, porque el Señor es bueno, y de Él viene tu salvación!

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

Creo que esta pregunta está ligada al corazón de mucha gente que no conoce a Dios, pero también da vueltas en las cabezas de muchos…

Comentarios de Facebook

La perfecta paz que vence las preocupaciones

En estos días de turbulencia financiera y falta de trabajo, es muy fácil preocuparse. Jesús, nuestro amigo fiel, nos conoce mejor que nadie. Él conoce…

Comentarios de Facebook

Para el único digno de toda gloria!

Desde Octubre del 2021 venimos publicando nuevas canciones que el Señor nos ha regalado. Ha sido toda una experiencia. Te invitamos a seguir acompañándonos en…

Comentarios de Facebook

Cuando Todo Parece Hundirse: Versículos Bíblicos para Encontrar Consuelo en Momentos de Desesperación

¿Alguna vez te has sentido como que te derrumbas? No eres la única persona que se siente así. Mira cómo lo expresaba el autor del…

Comentarios de Facebook

No hay nadie como tu Dios para ayudar al débil y liberarlo del poderoso

Dice la Biblia que cuando Asa fue puesto como rey en Judá, “hizo lo que era bueno y agradable ante el SEÑOR su Dios. Se…

Comentarios de Facebook

Hoy camina con Cristo!

Hoy me gustaría compartir esta verdad contigo: “En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si…

Comentarios de Facebook

11 de Diciembre – Acordate

«¿No fuiste tú, Dios nuestro, quien a los ojos de tu pueblo Israel expulsó a los habitantes de esta tierra? ¿Y no fuiste tú quien…

Comentarios de Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *