Para el único digno de toda gloria!

Desde Octubre del 2021 venimos publicando nuevas canciones que el Señor nos ha regalado. Ha sido toda una experiencia. Te invitamos a seguir acompañándonos en esta aventura. Aquí un resumen:
Empezamos diciendo: “Gracias Señor”, porque:

«Cuando vengan tiempos difíciles, tú me darás protección:
me esconderás en tu templo, que es el lugar más seguro.
Tú me darás la victoria sobre mis enemigos;
yo por mi parte cantaré himnos en tu honor,
y ofreceré en tu templo sacrificios de gratitud.” Salmos 27: 5-6 (TLA)

Continuamos proclamando juntos como hermanos la grandeza del Señor diciendo “Sólo Él Es Dios”, recordando las palabras del profeta Daniel:

«Él salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra…» (Daniel 6:25-28 RVR)

Luego, con la canción “Quiero Más”, expresamos la profunda necesidad de Dios que tenemos todos los días. El rey David lo decía de esta forma:

“¡Tú eres quien me ayuda!
¡Soy feliz bajo tu protección!
¡A ti me entrego por completo,
porque tu gran poder es mi apoyo!”
Salmos 63:6-8 (TLA)

En mis momentos personales de adoración me gusta abrir mi Biblia en los Salmos y empezar a cantar basado en lo que estoy leyendo. Fue así que nació la canción “Bueno Eres Tú”, basada en el Salmo 86:

“Dios mío,
tú eres bueno y sabes perdonar;
¡qué grande es tu amor
por los que te buscan!
Dios mío,
¡atiende mi oración!
¡presta atención a mis ruegos!
Cuando estoy angustiado,
te llamo y tú me respondes.
Haz que mi vida refleje
lo bueno que eres tú.
Quedarán en ridículo mis enemigos
cuando vean que tú
me das ayuda y consuelo.”
Salmos 86:5-7,17 (TLA)

Mi oración es que esta canción te sirva para recordar que Dios es bueno a pesar de todo. Él tiene Su propósito y aunque muchas veces no lo entendamos, nuestro deber es abrir nuestra boca y declarar su bondad para con nosotros. Su amor dura para siempre. Nunca olvides que Él es tu Salvador que vendrá a rescatarte.

Ya por Noviembre del 2021, adoramos con la canción “Renuévame Señor”, cuyo propósito es que podamos pasar tiempo a los pies de Jesús, para conocerle y para escuchar Su voz. Y que Él pueda no solo renovarnos, sino también transformarnos, como dice Su palabra en Romanos 12.2:

“No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.”

En Diciembre de ese año “restauramos” el himno navideño “Venid y Adoremos”, el cual nos invita a adorar a ese Jesús bebé que nació en Belén. Y le agregamos Isaías 9.6, que dice:

“Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”

Finalizamos el año declarando la santidad de Dios, con la canción “Mi Gran Rey”. Así como los seres celestiales elevan su voz para adorar a Dios, así también nosotros queremos participar de la alabanza en el cielo, cantando “Santo, Santo, Santo.”

Comenzamos este año 2022 reversionando un hermoso himno: “Del Amor Divino, ¿Quién Me Apartará?”, basado en Romanos 8:

“Sabemos que Dios va preparando todo para el bien de los que le aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan. Sólo nos queda decir que si Dios está de nuestra parte, nadie podrá ponerse en contra nuestra… ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo!” Romanos 8:28,39

Por eso es que también decimos “Para Siempre Es Tu Misericordia”, basada en el Salmo 86:12,13, que dice:

«Te daré gracias, Señor mi Dios, con todo mi corazón y glorificaré tu nombre para siempre. Porque grande es tu misericordia para conmigo; y has librado mi alma de las profundidades del Seol»

Lo que nos lleva finalmente a decir “Te Amo Dios”, recordando este salmo:

“SEÑOR, te amo. ¡Tú eres mi fortaleza!
El SEÑOR es mi roca, mi fortaleza y mi libertador.
Dios es mi refugio, él me protege.
Es mi escudo, me salva con su poder;
Él es mi escondite más alto.
Alabado sea el SEÑOR;
cuando le pedí ayuda, me salvó.”
Salmo 18:1-3

El mes pasado declaramos este himno que nos recuerda que “Día En Día”, no importa lo que pase, tenemos a nuestro Señor junto a nosotros. A pesar de la prueba o el dolor, y aunque viva situaciones que no logre entender, yo sé que “En su amor tan grande e infinito Dios me dará lo que es mejor”.

“Aun cuando yo pase por el valle más oscuro,
no temeré, porque tú estás a mi lado.
Tu vara y tu cayado me protegen y me confortan.” Salmo 23:4 (NTV)

“¡Alaben al Señor; alaben a Dios nuestro salvador!
Pues cada día nos lleva en sus brazos.” Salmo 68:19 (NTV)

El próximo 19 de julio estrenamos “Te Amo Tanto”.

¿Nos acompañarás para decírselo a nuestro Dios?

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *