¿Ya decidiste a quién servir?

Hace muchos años escuché una canción que me hizo reflexionar. Estaba en un CD de alabanza y adoración en inglés, cantada por el reconocido líder de alabanza Lindell Cooley, del avivamiento en Pensacola, Florida, a finales de los 90.

Me sorprendió saber que esa canción fue escrita por Bob Dylan (músico, compositor y poeta estadounidense, ampliamente considerado como una de las figuras más prolíficas e influyentes en la música popular del siglo pasado y comienzos del presente).

La canción “Gotta Serve Somebody” (Tendrás que servir a alguien) es bastante larga, así que sólo copio aquí algunas líneas:

“Puede que seas un predicador con tu orgullo espiritual,
Puede que seas un concejal que acepta sobornos,
Puede que estés trabajando en una barbería, y que sepas cómo cortar el cabello,
Puedes que seas la amante de alguien, o la heredera de gran fortuna,

Pero vas a tener que servir a alguien.
Sí, vas a tener que servir a alguien
puede ser al diablo o al Señor,
pero vas a tener que servir a alguien.”

 

Hace muchos años atrás, “Josué convocó a todas las tribus de Israel, junto con los ancianos, los líderes, los jueces y los oficiales. Así que todos se reunieron y se presentaron ante Dios”, y luego de recordarles todo lo que Dios hizo por ellos, les dijo:

“Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.» Josué 24:15 (NVI)

Y un poco más adelante, luego de que el pueblo se volvió a olvidar de Su Dios, Samuel les dijo:

“No teman. Aunque ustedes han cometido una gran maldad, no se aparten del Señor; más bien, sírvanle de todo corazón.

No se alejen de él por seguir a ídolos inútiles, que no los pueden ayudar ni rescatar, pues no sirven para nada.

Por amor a su gran nombre, el Señor no rechazará a su pueblo; de hecho él se ha dignado hacerlos a ustedes su propio pueblo.” 1 Samuel 12:20-22 (NVI)

Y así le dijo el rey David a su hijo: “Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele de todo corazón y con buena disposición, pues el Señor escudriña todo corazón y discierne todo pensamiento. Si lo buscas, te permitirá que lo encuentres.” 1 Crónicas 28:9 (NVI)

Hace muchos años decidí servir a mi Señor con lo que tuviera al alcance. En esta etapa decidí compartir toda la música que Él me regaló, que sale de lo profundo de mi corazón como un río de agua viva, por la enorme alegría y el gozo que Él ha derramado en mi corazón.

Es así que desde octubre a esta parte hemos publicado las siguientes canciones:

Gracias, Señor

Sólo Él Es Dios

Bueno Eres Tú

Renuévame Señor

Quiero Más

Venid y Adoremos

 

Dios nos ha sorprendido con su fidelidad, con su provisión, con Su presencia acompañándonos a cada paso de este nuevo camino.

Y si Él lo ha hecho con nosotros, estoy convencido de que también ¡lo hará contigo!

Su Palabra se cumple OTRA VEZ, porque Él nos dice:

“Entrega al Señor todo lo que haces; confía en él, y él te ayudará.” Salmos 37.5 (NTV)

“Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.” Proverbios 3.6 (NTV)

Ahora que termina este año y comienza uno nuevo, si todavía no has decidido a quién servir, te animo a que te decidas por el Señor tu Dios.

Al servirle estarás haciendo tesoros donde no hay ladrones ni deterioro: en los cielos, ¡y la recompensa es eterna! 😊

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *