24 de Julio – Silencio

«Elias se acerco a todo el pueblo y dijo: ¿Hasta cuando vacilareis entre dos opiniones? Si el SEÑOR es Dios, seguidle; y si Baal, seguidle a el. Pero el pueblo no le respondio ni una palabra.» 1 Reyes 18.21
Silencio
Siempre es facil indicar el camino, cuando se empantano el auto, o hablar del partido sabiendo el resultado final. Pero al momento de elegir que camino tomar, cuando esta todo embarrado y lloviendo, nadie dice nada. Solo cuando te quedaste en medio de un charco de barro, todos los que estan en el auto te dicen por donde tendrias que haber ido. Pero antes, solo hacian silencio. No emitian palabra. Se callaban la boca.
Es una conducta muy del ser humano hacer silencio cuando prefiere no tomar partido o comprometerse. Es más facil, seguir sin elegir a definir una posición que puede traer sus consecuencias. Y como nadie sabe lo que va a traer el futuro, pensamos que es mejor no decidir nada.
Asi hizo el pueblo de Israel. El profeta Elias se iba a enfrentar el solo a 400 profetas del dios Baal. Y tenia a todo el pueblo como espectador de ese evento. Y antes que comience el desafio, Elias les propone a este pueblo que elija. Si pensaban que Dios era Dios, que lo siguieran. Pero si creian que Baal era dios, que eligieran por el.
La actitud del pueblo, es similar a la tuya y a la mia cada vez que tenemos que tomar una decision que nos compromete. Hicieron silencio, miraron para otro lado, no eligieron. Pensaron que la indiferncia, la dilatacion, la postergacion eran la solucion para su dilema. Y se equivocaron. Porque al no decidir, decidieron.
Dios es un Dios de absolutos. No hay medias tintas con Él. Dios no se conforma con que le digamos que nos espere unos dias para decidir. Si no le decis que si, le decis que no. Tal simple como eso. Dios es terminante. Por eso, no decir nada, es decir que no.
La pregunta hoy vuelve a estar presente, y Elias vuelve a preguntarte: Si Dios es Dios, entonces seguilo y obedecelo. Pero si pensas que tu manera de vivir, de reaccionar, de contestar, de pensar, de hablar, de vestir, de mirar, tienen el valor de Dios, entoces elegi.
No podes quedarte callado, y mirar para otro lado. No podés no responder.
REFLEXIÓN – Elegi por Dios, o condenate al fracaso.

Related Articles