1 de Julio – Antídoto


Pues Tú has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas y mis pies de resbalar.” Salmos 116:8 (NVI)
Antídoto
La tristeza hoy en día es muy común, cada vez hay más personas tristes en la calle, personas que no sonríen, que no levantan la cabeza, que no hablan, que están desganadas.
La tristeza es un mal que también afecta a los cristianos, que también te afecta a vos. Y la realidad es que no somos ni mejores ni peores por estar desanimados. Simplemente vivimos situaciones diferentes.
El antídoto que el salmista nos recomienda es más viejo que la tierra misma. Es un antídoto en escalera. Es Dios.
Y Dios tiene sus pasos para ayudarnos. En primer lugar, Él desea salvarnos. Dios no va a ayudar a quien no sea su hijo, por la simple razón que el pecado nos separa de Dios. Solo aquel que tiene sus pecados perdonados, tiene libre y total acceso a la presencia de Dios.
En segundo lugar, Él seca nuestras lágrimas. Cuando uno llora siempre necesita un pañuelo para secarse. Dios tiene esa gracia, desea cuidarnos y secarnos las lágrimas. Su consuelo siempre está disponible. Quizá no solucione el problema, pero puede darnos paz. Él nunca nos deja, siempre está cerca. Solo necesitamos acercarnos.
En tercer lugar, Él nos afirma. Cuando se escala una montaña, lo primero que se debe aprender es a no hacer un movimiento, hasta que las otras tres extremidades estén seguras y firmes. Hay veces que cuando la tristeza es muy prolongada se acaban las fuerzas, y deseamos tirar todo por la borda. Estamos cansados de aguantar, de tanta pálida, de tantos problemas. Y lo peor es que miramos alrededor y hay cientos de personas que están mejor que uno, y eso desalienta mucho. Por eso Dios nos deja esta estaca. Su estabilidad, su seguridad, su firmeza. No mires a los costados. Debemos fijar la mirada en Dios.
Aunque tu problema ya tenga varios años y no veas solución, y sientas pesada el alma, y no tengas ganas de continuar, no te desanimes. Ganale la batalla a la tristeza, Dios está cerca, Él quiere secar tus lágrimas, y darte la fuerza y la firmeza para el siguiente paso. Él es Fiel.
REFLEXIÓN – Tenés el antídoto, no dejes el tratamiento.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Dios lo bendiga si la situación en q aveces nos encontramos nos desanima. y desalienta gracias por esa hermosa reflexión q nos aliento y fuerza para seguir adelante gracias q el Señor los continúe bendiciendo para bendecir con la palabra