1 de Diciembre – Tristeza


Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien. He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas sus obras.” Salmos 73:28 (RVR)
Tristeza
Hay días que son tristes. Esos días cuando preferís quedarte en la cama y no levantarte, cuando todo te molesta, todo te irrita, te pesa el alma porque estás deseando algo y no podés obtenerlo. Días cuando tenés ganas de llorar por cualquier motivo y estás sensible.
David también tuvo de esos días. Es raro pensar que un soldado tan valiente, acostumbrado a matar al enemigo, tenga días tristes. Es como si las personas duras, no pudieran estar tristes. ¿Cuándo se vio un súper héroe triste? Pero David no era Superman, era un hombre como vos y como yo. Él también tuvo días tristes.
Pero no se quedaba solamente con la tristeza y el llanto. Era un hombre que sabía dónde buscar la solución, y nos deja su experiencia. Cuando estás triste y desilusionado, cuando no tenés más ganas de continuar,y bajas los brazos, David te recuerda que solo el acercarse a Dios es el bien. Él cuanto más triste estaba, tanto más se acercaba a Dios.
Uno tiende a hacer lo contrario. Cuando más tristes nos sentimos, tanto más nos alejamos de Dios, dejamos de orar (porque creemos que ya no nos escucha), dejamos de leer la Biblia (porque nada de lo que dice puede ayudarnos) y nos encerramos en nuestro problema, generando más tristeza.
Parece que la tristeza fuera incompatible con la vida devocional. Que no tuviera nada que ver con la comunión con Dios. Pero en realidad Dios siempre escucha y responde. Nunca está tan ocupado como para no atender tu problema. Su Palabra siempre tiene un consejo oportuno. Toda la Biblia fue escrita para nuestro bien. Cada una de sus palabras son el pensamiento de Dios traducido para que nuestra mente limitada pueda entenderlos.
David te invita a buscar a Dios, a acercarte a Él. Dios es la fuente de todo lo bueno. Es hora de volver a sus brazos que consuelan. Seguramente tu problema no va a desaparecer y sigas con tu carga. Pero acercarte a Dios te garantiza tener paz.  En medio del problema podrás disfrutar de su caricia de amor. Él puede llevar tu carga.
REFLEXIÓN – Contra la tristeza, Dios.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *