6 de Enero – Poder

“Porque el reino de Dios no es cuestión de palabras, sino de poder.” 1 Corintios 4:2

Poder
Las palabras se las lleva el viento. Y aunque duela decirlo, es una gran verdad. Es muy fácil hablar, pero lo difícil es sostener los dichos con los hechos.
Nos pasa cuando llegamos tarde a una cita. Nos esperaba un amigo en una esquina y llegamos tarde. No importa demasiado cuales fueron las razones, que si salimos tarde, que si perdimos el colectivo, que si hubo un accidente, que si no tenia ganas de llegar temprano. Lo cierto es que hicimos esperar a nuestro amigo y lo dejamos plantado.
Contra esa realidad, no hay palabras que valgan. Eso mismo es lo que les está diciendo Pablo a los corintios. La vida no es solo una cuestión de palabras. La vida son hechos. De nada sirve que le diga a mi mujer que la amo y nunca se lo demuestro, no la abrazo, no la cuido, no le regalo nada, no la hago sentir bien. Son solo palabras y nada más.
La vida cristiana se maneja con los mismos parámetros y Pablo es muy gráfico al explicarlos. El reino de Dios no es solo palabras. No es solo lo que vos digas durante la reunión, mientras te ven los hermanos en la iglesia. Porque las palabras se las lleva el viento.
El reino de Dios es de actos de poder. Poder para cambiar vidas, poder para transformar la miseria en gloria, el pecado en santidad, la mentira en verdad, la debilidad en fuerza, la agresión en bondad, la burla en respeto, el odio en amor, la discriminación en bienvenida, la comodidad en sacrificio, la pereza en acción. Dios tiene poder para cambiar vidas, pero hay que demostrarlo. No alcanza con lo que digas, hace falta que lo demuestres.
Estamos viviendo tiempos de cristianos de palabras, que no hacen lo que sus labios dicen. Hablan de amor y actúan con odio, hablan de respeto y actúan con insultos, hablan de paz y arman guerras, hablan de santidad y actúan con pecado. Pablo es bien claro en el concepto: El reino de Dios no se hace con lo que vos decís. El reino de Dios se construye con lo que vos haces.
Dejate de palabras, es tiempo que cambies tu vida. Es tiempo de demostrar que sos parte del reino de Dios.
REFLEXIÓN – No hablés del reino, vivilo con poder.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles