9 de Septiembre – Indolente


Maldito el que haga con indolencia la obra de Jehová.” Jeremías 48:10 (RVR)
Indolente
Indolencia es desgano. Es la actitud que tenemos cuando el jefe nos pide a las 17:55 un trabajo de último momento y lo hacemos pero para cumplir y salir de la oficina lo más rápido posible. Indolencia es hacer las cosas sin ganas. Nadie puede objetar que no están hechas las tareas, pero hacerlas fue un suplicio.
El desgano es la característica de la juventud de hoy. Hay una cultura de hacer todo con el menor de los esfuerzos, y sin trabajar. Lo más grave es que llevamos esta misma idea a la iglesia. Cuando servimos a Dios, lo hacemos a media máquina.
Cada vez que se empieza alguna nueva actividad, hay mucho entusiasmo. Pero a medida que pasan los meses, lo que era novedad, se convierte en rutina y se hace muy difícil mantener la motivación. Esto genera trabajar con desgano.
Es terrible la sentencia que hace Jeremías en este sentido. El pueblo de Israel había pasado por muchas etapas, y en ese momento, aunque cumplía con todos los ritos y costumbres que Dios pedía, no lo hacían de corazón sino solo para cumplir.
Quizá te esté pasando lo mismo. Vas a las reuniones, cantás los coros, escuchás los mensajes, saludás a los hermanos, pero te volvés vacío. No sacaste ningún provecho, a todo le encontrás un defecto, nada te satisface.
Lo grave del asunto es que el problema no está afuera, en las cosas que te rodean. Está dentro de ti. Es tu aburrimiento lo que te hace ver todo tan gris. Frente a esta realidad solo se puede tomar un camino sano. Tenés que volver a disfrutar de la plenitud del Espíritu. Todo el secreto está allí.
Y para poder hacerlo no hay que hacer nada espectacular, ni pedirle al pastor una bendición especial. Para poder vivir en la plenitud del Espíritu, solo tenés que confesar tus pecados. Porque cada pecado que hacés y no confesás, va apagando al Espíritu Santo y no puede desplegar toda su alegría y poder. Vos tenés la autoridad para que desarrolle toda su potencia.
Con el Espíritu Santo actuando en tu vida limpia, no va a haber lugar para el desgano, ni para el aburrimiento. Cambiá tu concepto de potencia.
REFLEXIÓN – Liberá al Espíritu que vive en vos.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *