15 de Septiembre – Inspiración


Gracias a mis cadenas, ahora más que nunca la mayoría de los hermanos, confiados en el Señor, se han atrevido a anunciar sin temor la palabra de Dios.” Filipenses 1:14 (NVI)
Inspiración
La mayoría de los chicos en Argentina quieren ser como Messi, meter dos o tres gambetas, un par de goles y llenarse de dinero y fama. Muchos padres alientan a sus hijos a hacerlo para salvarse de por vida. Claro, todos ven los millones que el muchacho embolsa hoy por mes, y solo consideran eso como inspiración a alcanzar. No miden los costos, ni las chances de fracasar que tuvo. De todas maneras, creo que todos en algún momento de la vida soñamos con un minuto de gloria y aplauso.
Cuando crecemos un poco, nuestros objetivos a imitar se reducen o limitan. Nuestra inspiración se ve socavada por la realidad perdedora que marca nuestras vidas comunes y que nos encasilla en la media generalizada. Difícilmente logremos destacarnos en algo. Somos uno más que estudia en el curso, somos uno más en el trabajo, somos uno más en el equipo, pero nunca la estrella. Entonces limitamos nuestros sueños a nuestros fracasos y bajamos los brazos. ¿Quién fue el último que te inspiró para hacer algo grande y maravilloso? Tal vez tengamos que escarbar mucho en la memoria para responder esto. Cuando leía este pasaje, me maravilló la simpleza y la grandeza de los cristianos de Filipo.
Ellos estaban motivados. Eran unos leones predicando el evangelio. Una iglesia explosiva y creciente. No tenían multimedia, ni pagina WEB, no tenían grandes músicos, ni predicadores famosos, no tenían campañas publicitarias ni genios gráficos. Tenían solamente dos cosas:
En primer lugar tenían pasión por Jesucristo, estaban encantados de ser cristianos y agradecidos por la salvación. Los perseguían, se quedaban sin trabajo, los golpeaban en las esquinas, pero ellos estaban enamorados de Jesucristo.
Lo segundo que tenían era una inspiración gigantesca en Pablo. Un predicador que había estado en su ciudad un tiempo corto, y que estaba preso. Visto de esta manera, no era ejemplo de nada. Sin embargo, para ellos era una motivación enorme verlo y querían imitarlo. Su obsesión era Jesucristo e intentan imitar a quien los inspiraba: el apóstol Pablo. ¿Vos inspirás a alguien a seguir a Jesucristo? ¿Motivás a alguien para que ame y se enamore de Cristo?
REFLEXIÓN – Ellos imitaban a Pablo, ¿vos a quien inspirás?

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *