16 de Agosto – Memoria

“Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de Mi.” 1 Corintios 11:23
Memoria
Un día como hoy, hace 33 años, moría Elvis Presley. Actuó en 33 películas; rompió todos los récords en shows y en históricas presentaciones para la televisión; vendió más de mil millones de discos en todo el mundo; obtuvo 14 nominaciones para el Grammy (de las cuales ganó tres), y falleció en su casa, en Graceland, a los 42 años, el 16 de agosto de 1977.
Como cada año, miles personas fueron hoy a visitar la tumba de Elvis, cientos de ellos vestidos y peinados como Elvis, imitando como se movía, cantaba, hablaba y bailaba. ¿Fanatismo, locura, pasión, idolatría? La realidad es que años tras año, los seguidores de Elvis mantienen su fiel costumbre de saludarlo cada 16 de agosto.
¿Que genera tanto amor? Algunas canciones, la identificación de una juventud que rompía ciertos moldes, el recuerdo de una época más inocente, pero no mucho más que eso.
Cuando leía esto en el diario, relacione esto con la reunión del partimiento del pan. También es un acto de recordación. También es una celebración para hacer regularmente. Pero el motivo del recuerdo es bien diferente. No se recuerda su muerte, con un lamento por la perdida del ser querido que ya no esta. No se hace un réquiem de sus grandes obras suspirando por lo que ya no se podrá disfrutar mas.
El recuerdo que cada domingo hacemos de Jesucristo, es un recuerdo con alegría, porque aunque recordamos su muerte terrible en la cruz, también celebramos su gloriosa resurrección al tercer día. Es una combinación de sentimientos. Congoja por lo que tuvo que sufrir al morir, incomprensión por la muerte del Autor de la Vida y felicidad por su resurrección.
Su vida, su obra, su muerte y su resurrección son los hechos más maravillosos de toda la historia de la humanidad. Sin embargo, hay domingos que Cristo esta solo. No hay quien haga memoria de El. Tu lugar en la reunión de adoración esta vacío. Tal vez estas cansado, o molesto, o triste, o festejando, pero lo cierto es que te olvidas de hacer memoria.
Miles de personas recuerdan hoy a Elvis, quien fue apenas un muy buen músico. ¿No merece el Señor Jesús mucho más? Demostralo cada domingo.
REFLEXIÓN – No te olvidés de hacer memoria.

Related Articles